+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Posible SPAM

«El Córdoba somos nosotros»

 

Manuel Fernández Manuel Fernández
16/11/2019

Camino de La Fábrica iba todo el pueblo los domingos por la tarde para ver los partidos de fútbol del Villaralto en un cercado grande donde jugaban Juanito Enrique y Julián el Español contra equipos cercanos. Más adelante, cuando ya había campo de fútbol, el mismo día de la semana se cortaban las carreteras cercanas al estadio para que los espectadores pagasen su entrada. Y luego, cuando la Diputación organizaba el fútbol provincial en los mundialitos cogíamos el autobús después de comer, incluso en pleno Carnaval, y nos íbamos a animar al equipo, aunque fuera en Fuencaliente, por Ciudad Real, algo alejado de la frontera cordobesa. Allí ya jugaba Pablitos, que consideraba que las espectadoras que lo aclamaban estaban inmensas. En Córdoba, en El Arcángel de Rosendo Hernández, ví, cuando ya abrían las puertas del estadio, el final de un partido contra el Barça en aquellos tiempos en que el fútbol no estaba todavía en la televisión. Cuando en los pueblos, colegios e institutos los muchachos jugaban por las tardes al fútbol, casi el único alimento que les llenaba y encima no engordaba, que estaban casi esqueléticos. Ese entrenamiento del fútbol como juego, deporte y pertenencia a un grupo de aficionados nos hizo a los españoles amantes de los equipos que componían, sobre todo, la Liga de Primera División, donde lo mismo conocíamos a los jugadores del Atlético Bilbao, que a los del Madrid, del Barcelona o del Valencia. Un deporte pobre que solo necesitaba una pelota para mover a 22 jugadores, que por las tardes jugábamos en la ermita de Villaralto o en el Patio de los Mártires del Seminario, se incrustró en el corazón de los españoles de tal manera que una ciudad o una provincia no alcanzaban su grandeza hasta que no tenían un buen equipo. Y así ha seguido hasta que la llegada de Messi y Cristiano Ronaldo lo ha disparado a los cielos de un mundial y atractivo negocio. Y en ese tiempo en que el Córdoba CF había pasado por dos estadios y conquistado el alma cordobesista viene la sociedad anónima a romper el entusiasmo de la afición. Afortunadamente, hace dos semanas, al salir de ver al Córdoba por la tele, unos aficionados iban diciendo en contra de sus dueños: «El Córdoba somos nosotros». Y eso que había perdido.

Opinión

Los nombres de negro

ALBERTO Barciela

Matar al mensajero

Cristina Pardo

Flamenco

Marcos Santiago Cortés

La Térmica

Miguel Ranchal

Estrategia española de economía circular

FRANCISCO SOLANO Cobos Ruiz

Democracia maloliente

Alberto Díaz-Villaseñor

Jesucristo iría en bicicleta

Julián Blanco Ramírez

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Fernando Casado Raigón. Médico del Hospital de Cabra

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...