+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Colaboración

La ejemplaridad perdida

Una institución altamente simbólica que queda dañada

 

Ramón Punset Ramón Punset
05/08/2020

La Monarquía contemporánea es una institución altamente simbólica y poco más. En 1975, sin embargo, el joven Rey Juan Carlos I había recibido de las Leyes Fundamentales del régimen de Franco un conjunto de importantes poderes, aunque no el poder legislativo omnímodo que había ostentado desde la guerra civil el dictador que acababa de fallecer. No sin muchas dificultades, el monarca devolvió la soberanía al pueblo español, propició la creación de un régimen democrático, lo defendió en los momentos de mayor zozobra y encarnó a los ojos de todos la imagen de una España abierta a Europa y al mundo como una nación de libertades. El Premio Carlomagno recibido en Aquisgrán en 1982 reconoció su ejemplaridad fuera incluso de nuestras fronteras. Esa ejemplaridad comenzó a quebrarse con el caso Nóos . Ahí se advirtió que los valores morales de la Familia Real dejaban mucho que desear. Semejante episodio reveló, en efecto, la presencia en ella de corrupción y parasitismo, así como una cierta tolerancia regia ante los desmanes de su yerno. El posterior asunto Corinna mostró también cómo el Rey mismo era capaz de confundir lamentablemente deberes y placeres, sin que el Gobierno de turno, por cierto, tomara cartas en el asunto. El posterior descubrimiento de operaciones financieras delictivas (blanqueo de capitales y evasión fiscal) realizadas presuntamente por Don Juan Carlos ha liquidado definitivamente su prestigio ante la ciudadanía. Aunque no, desde luego, ante la Historia, que no olvidará el espléndido desempeño de Juan Carlos I como Rey constitucional. La monarquía de Felipe VI –es inútil negarlo– queda seriamente tocada. Los Reyes Felipe y Letizia acaban de realizar un periplo por todo el país dejándonos a algunos la impresión de almas en pena. Un Rey debe legar a su hijo una Corona más sólida que la que en su día encontró. He ahí el fracaso dinástico del Rey Juan Carlos. Y, no obstante, caben pocas dudas de que en Felipe VI tenemos un buen Rey, que ha ejercido sus funciones con gran dignidad en tiempos sumamente difíciles. Él debe forjar la imagen de su propia ejemplaridad: con su conducta pública y privada, con mensajes de alto voltaje ético, con su cercanía a todos los compatriotas que sufren la recesión económica y la crisis sanitaria, con su decidido empeño en preservar la unidad del país y la convivencia de los españoles, con su aliento a la modernización de España en todos los terrenos, con su estímulo al entendimiento territorial y entre las distintas fuerzas políticas... Pienso que tenemos que ayudarle en esa tarea de encarnar lo mejor del alma de España: su resistencia en los contratiempos, su espíritu de solidaridad y su coraje de seguir siendo una Nación libre, comprometida con el proyecto de integración europea. Una Nación no se hace sólo de recuerdos, sino también de olvidos. En política hay que renacer cada mañana. La Monarquía está tocada, pero no hundida. 

Catedrático emérito de Derecho Constitucional

Opinión

Sube el telón

Emma Riverola

Perdió España

José Luis Casas Sánchez

A mí la Legión

Miguel Ranchal

75 aniversario de la ONU

Francisco Pineda Zamorano

Todo funciona mal

Isabel Agüera

Pato cojo

Ricardo Rivera Pereira

'Assassination Classroom'

Antonio Bueno Armijo

In memoriam

Federico Roca

Las cofradías cordobesas del siglo XXI

Julián Hurtado de Molina

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...