+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Desde la periferia

Dioses de barro

"Reyes ya no está y es irremediable, pero quedan muchos 'Reyes' que todavía están vivitos y coleando"

 

Dioses de barro -

He decidido muy conscientemente esperar unos días para escribir este artículo. El filósofo siempre espera. Algunas veces es un defecto, la mayoría de las veces una virtud. Si hubiera escrito este artículo hace unos días, hubiera sido un artículo dedicado a un trágicamente fallecido. Me alegro de haber esperado, porque ahora el artículo es un artículo para quienes viven... todavía. En el fondo, es cierto que la muerte nos iguala a todos; sin embargo, lo que no nos iguala a todos post mortem es la fama, la popularidad o como queráis llamarlo. Un ejemplo sencillo: si mañana tengo un trágico accidente de coche por circular a una velocidad endiablada, tendré algo de suerte si aparece algún eco de mi fallecimiento en este Diario y poco más. Pero si me ocurre lo mismo y, en vez de llamarme como me llamo, me llamo José Antonio Reyes y soy un futbolista mundialmente conocido, entonces la cuestión varía considerablemente. Pero atención, lectores, varía para bien o para mal. Para bien por todos los elogios, medallas póstumas, que puede recibir un ser humano que ha destacado en algún ámbito de la ciencia, del deporte, del arte...; y para mal si la causa de su muerte se ha producido por un acto de irresponsabilidad que suponga un nido de cultivo no solo para sus detractores sino para aquellos que, con buena voluntad, no pueden comprender que se premie a alguien conocido que ha muerto en una circunstancias de irresponsabilidad e ilegalidad manifiestas. En algunos casos, incluso, se produce la dramática paradoja de que en un mismo ser humano desembocan encomios y vituperios. Pero, como digo, el filósofo espera, entre otras cosas, porque tiene esperanza en poder decir algo que no sea solo fruto de la emoción de cada momento, sino también fruto de la reflexión. Por eso, este artículo está dedicado a los vivos y no a los muertos. Reyes ya no está y es irremediable, pero quedan muchos «Reyes» que todavía están vivitos y coleando. A ellos les escribo.

Como muchos de vosotros, tengo hijos adolescentes cuyos líderes, a quienes ellos llaman youtubers, itgirls, influencers, y otras palabrejas por el estilo, ya no son ni sus padres, ni mucho menos sus profesores, ni escritores clásicos, ni pintores... sino que sus dioses son personajes cuya fama o popularidad no suele corresponderse al trabajo realizado con esfuerzo y dedicación durante largos años. Más bien, por el contrario, son casi tan jóvenes como nuestros mismos hijos, su popularidad está muy ligada a la realidad virtual de las redes sociales. Suben como la espuma y bajan al abismo casi tan rápido como subieron, pero hacen estragos durante ese corto caminar por la fama. Lo realmente grave, y todos conocemos infinidad de casos, es que, en la vida real, muchas de estas vidas, muchas de estas biografías son un auténtico desastre marcado muy duramente por el mundo de las drogas, del exceso de alcohol, de las conducciones temerarias, de escándalos de todo tipo. Y, no nos engañemos, son los ídolos de nuestras hijas e hijos. No digo que sean todos así, pero sí una parte significativa, suficientemente significativa. Son dioses de barro. Es verdad que han existido desde siempre (si no me creeis, abrid las páginas del Antiguo Testamento) pero que existan no significa que desemboquemos todos en la sinrazón. Hace tiempo ya nos recordó Kant que debíamos alegrarnos por haber alcanzado la mayoría de edad en el pensar. Y es por ello que hago este llamamiento a la cordura y responsabilidad social a todos estos famosos, populares, que ganan cantidades fáciles e ingentes de dinero, que se compran grandes cochazos, que ingresan en la oscuridad del mundo de los estupefacientes, que dejan de poseer siquiera un mínimo de ética por el que conducir sus vidas.

* Profesor de Filosofía

@AntonioJMialdea

Temas relacionados
 
Opinión

La luna, 50 años después

Diario Córdoba

Planificar el verano

Isabel Llanos López

Conversaciones en el taxi

José Manuel Cuenca Toribio

Ciao, Andrea

MARTA Marne

ABB

Joaquín Pérez Azaústre

Federalismo en tiempos populistas

Antonio González Carrillo

Clementson y Benítez

Antonio Gil

Bartolomé Vargas

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Circulación

Es una pena el destrozo de la calzada que se está produciendo debido a la cantidad de tráfico que ...

AGRADECIMIENTO

A la Clínica Veterinaria Aeropuerto

Mi agradecimiento a los doctores de la Clínica Veterinaria Aeropuerto por su gran profesionalidad ...

HOSPITAL REINA SOFÍA

Agradecimiento al equipo de Cirugía Cardiovascular

Desde este apartado de su periódico quiero realizar un agradecimiento personal a D. Joaquín Muñoz ...

PENSIONES

¿Cómo no se van a poder pagar?

Llevo ya algún tiempo escuchando en los informativos, y de forma machacona, que el sistema de ...

   
2 Comentarios
02

Por vecino 14:08 - 16.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Como toda religión, el fútbol impone también sus valores. Criminales en muchas ocasiones. Pero no por ello sus devotos los rechazan. En casos de especial contradicción moral, se imponen a sí mismos el silencio. Y a los demás, la ocultación. Por eso nadie llamó potencial homicida a José Antonio Reyes. No habría sido un exceso difamatorio. Se trata de una tipología delictiva. Artículo 380.1 del Código de Tráfico y Seguridad Vial: "El que condujere un vehículo a motor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor o ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis año".

01

Por vecino 8:25 - 16.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es curioso cómo una parte de esta sociedad rinde homenaje a una persona que con independencia de su posición no solamente se mató a si misma sino que provocó también el fallecimiento de un acompañante -familiar, ¿no?- y dejó a otro gravemente herido y no mató a más personas en la vía pública de puro milagro, todo por ir a la velocidad a la que iba en un vehículo más bien para ser usado en un circuito que no en la vía pública.