+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La clave

Diga adiós a Maradona

«La divinidad, de una extensión universal como el fútbol, es lo que más se exalta del fallecido»

 

Diego Maradona durante una conferencia de prensa en el estadio Loftus Versfeld durante el Mundial de Sudáfrica, el 21 de junio de 2010. - EFE / VASSIL DONEV Diego Maradona durante una conferencia de prensa. - EFE / VASSIL DONEV

Ricardo Crespo Ricardo Crespo
29/11/2020

Usted, ¿De dónde es? -De Argentina. - Ah, Maradona. Esta anécdota la cuenta el mismo Maradona. El interrogador no le reconocía a él, sino que identificaba el país con su nombre. Si el jugador de fútbol hubiera dicho soy de la tierra de Maradona, el otro hubiera añadido de un modo automático: «Argentina». Extraña simbiosis. Pero ¿qué pasaría si la pregunta hubiera sido formulada por alguien ajeno al mundo del fútbol? Sería algo así: «Cómo se llama usted» «Soy Maradona». «¿Y de dónde es usted?» «De Argentina». No todo el mundo sigue el fútbol.

Ha muerto Diego Armando Maradona y el despliegue mediático ha sido tal (urbe et urbis, diríamos) que muchos millones de seres del planeta Tierra se habrán enterado no solo de que Maradona era un deportista argentino sino el mejor jugador de fútbol de la historia, un astro, un ídolo, un icono, venerado, adorado, un dios. La divinidad, de una extensión universal como el fútbol, es lo que más se exalta en el fallecido. D10S es su logo. Podrían comprobar el aserto al ver la escena de dos niños abrazados llorando y el comentario de la locutora de que «se han quedado sin su dios». O al escuchar al presidente de Argentina que «Maradona nos ha llevado a la cima del mundo y nos ha hecho inmensamente felices». Incluso, el mismo Eduardo Galeano, denunciador del colonialismo, le reconoce atributos humanos no muy ejemplares pero propios de una divinidad pagana y aconseja que se lea su vida en clave de la época. Y, cuando Maradona utilizó la mano en el Mundial de Fútbol de 1986 para marcar un gol al rival, no se vio como una fullería, sino la ayuda de «la mano de Dios» y aquel tanto se cantó como una loa al ¡God-Goooool! Fue la revancha contra el anglosajón inglés, que les había vencido en la guerra de las Malvinas. En fin, presidentes y altos mandatarios de todo el mundo han mandado tuits de condolencia, tributo a su cuerpo expuesto en la Casa Rosada, palacio presidencial de Argentina, altercados... El ex jugador Valdano explica esta teología: «El fútbol no da soluciones, pero sí alegrías».

A Maradona, el pelusa, el fútbol le sacó de la pobreza y dejó la alienación en las calles. Que en paz descanse.

* Comentarista político


Opinión

Galletas

Antonio Agredano

Tres años

Joaquín Pérez Azaústre

Las que sobraban

María Olmo

A redropelo (y 3)

José Manuel Cuenca Toribio

Nuevo año

Juan Andrés Molinero Merchán

Unas elecciones clave para Europa

Nicolás Pascual de la Parte

Córdoba, los jóvenes y el geriátrico

Diego Martínez Torrón

Lectores
MÁS SOBRE EL COVID

Nos vamos a enterar

Sí, nos vamos a enterar de lo que vale un peine, como decía mi abuela, a la que tanto extraño, ...

Pobreza energética

La electricidad se dispara

Hace tiempo la OMS alertó de que, debido al agravamiento de enfermedades previas, la pobreza ...

PANDEMIA

Datos del coronavirus por países

Si analizamos el porcentaje de contagiados en países vecinos, encontramos, por cada cien mil ...

POLÍTICA

Dios nos coja confesados

Este 2021 empieza con un Abascal que simpatiza con los asaltantes del Congreso de los EEUU, un ...