+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 24: El cotilleo

El confinamiento multiplica las tomas de vídeo domésticas, las videoconferencias desde casa y los personajes públicos con biblioteca de fondo

 

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 24: El cotilleo -

María Olmo María Olmo
01/04/2020

Tanto bajar las persianas, tanto echar las cortinas, y ahora resulta que estamos todos en casa de todos. Trabajamos con reuniones bajo el formato de videoconferencia desde la vivienda de cada cual, los profesionales atienden a los clientes muchas veces por este mismo sistema, en la televisión vemos las entrevistas con el fondo doméstico (menos este miércoles, que he visto en Canal Sur al ministro de Agricultura, Luis Planas, y no creo que tenga en su casa la bandera de España y la de Europa ante un panel de madera, tengo que preguntárselo cuando lo vea) y los grupos de amigos contactan para hacer tertulia desde su sofá (yo soy más de hacerlo desde la cocina). Total, que en esta España de cortinas echadas, que no puede concebir esas ventanas destapadas de los países nórdicos en las que la gente hace su vida en escaparate, ha perdido el pudor con el coronavirus, y esto es lo que hay.

Coronavirus en Córdoba | Últimas noticias en directo

Me lo comenta F., que se troncha imaginando a todos los españoles, en lugar de escuchando las interminables peroratas que nos sueltan por la tele, fijándose en lo que deja ver la cámara detrás del personaje. Cotilleando, en resumidas cuentas. A ver cómo tiene la casa, no de limpia (que a eso no se llega) pero sí en la decoración e interiorismo. Lo que pasa, le digo, es que casi todos intentan hacerse la toma delante de la biblioteca, con un trasfondo de libros que hasta igual han repasado los títulos para fardar. Vamos, que no se graban el vídeo delante de la colección de bolsillo de Agatha Christie, porque, como decía un personaje de una novela de Javier Marías, los intelectuales tienen una segunda biblioteca, que no ven las visitas, en la que guardan la novela negra y policiaca. No pongo la cita textual porque tendría que buscarla entre 500 páginas, pero probablemente sea de Tu rostro mañana.

Bueno, que, postureos aparte, nos hemos hecho un poco más naturales. Me asegura A. que quién le hubiera dicho que iba a salir en chándal a la terraza de su casa a aplaudir. Y que ahora lo hace y le da igual. No es como mi amiga Maribel, que decía que sin maquillarse no era capaz ni de bajar la basura, pero vamos, que el chándal no se lo habían visto los vecinos hasta estos momentos trágicos del covid-19.  

Temas relacionados
 
Opinión

La mentira

Francisco Pineda Zamorano

José de Miguel, in memoriam

José Cobos Ruiz de Adana

Centenario de la muerte de Joselito

Rafael Jordano Salinas

Agro y virus

Ricardo Rivera Pereira

Enfermos de ego

Leo Farache

El hijo del ‘frapero’

Joaquín Pérez Azaústre

Bajarse los pantalones

Jesús Vigorra

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...