+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus, día 17: las costureras

Empresas y particulares ayudan para cubrir lo que la Administración no consigue resolver. Lo mejor de hoy en Córdoba, los grupos de mujeres que hacen desde sus casas mascarillas y gorros para cirujanos. Lo peor, el fallecimiento del médico Manuel Barragán por coronavirus

 

Una muestra del trabajo casero hecho en Córdoba. - CÓRDOBA

María Olmo María Olmo
25/03/2020

Cuando esta pesadilla del coronavirus termine quedarán en nuestras vidas muchos cambios, algunos muy positivos, fruto de las reflexiones, buenas obras y esfuerzos de estos días de confinamiento, otros terribles en lo económico sobre todo, pero también en forma de psicosis, manías y problemas mentales contra los que hay que prepararse.

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el coronavirus en Córdoba]

Como quedan muchas jornadas de encierro y este texto es corto, me centraré en un aspecto práctico en el que pienso: ¿Cómo será el abastecimiento de las casas? Hasta ahora nos preocupábamos, básicamente, de que hubiera leche, detergente y (en mi caso) latas de atún, cuya ausencia me demostraba la absoluta incuria doméstica en que había podido caer.

En el futuro, además de estas dotaciones, todo el mundo tendrá lejía, varios botes de alcohol guantes de plástico y mascarillas. Esto último no será difícil, pues mientras las administraciones siguen sin abastecer al personal sanitario y de servicios que se juega la salud por nosotros, con la triste noticia del fallecimiento del primer sanitario en Córdoba, el médico de atención primaria Manuel Barragán, cientos de mujeres (habrá algún hombre, seguro) están haciendo en sus casas mascarillas y gorros de cirujano, para suplir con la solidaridad lo que no alcanzan las instituciones. Al final, mi gran deseo es que sobren muchas mascarillas, y guardar alguna de las que se están haciendo con tanto amor en tantas casas.

Los grupos se han creado a distancia, con una red de trabajo que se agencia las telas (muchos donantes, empresas y particulares), distribuye la actividad y recoge a diario el material terminado. Hay, desde tutoriales en Youtube para soluciones, digamos, de "autoayuda" hasta empresa de tejidos o fábricas de tapicerías que se han puesto manos a la obra. Pero quiero hablar aquí de estos grupos bien organizados que surgen de alguna ONG o de particulares, creados en Córdoba, en Priego, en Baena, en Peñarroya… creo que hay en todas partes mujeres trabajando en ello. La abogada Aurora Genovés dedica las tardes a esta costura, y me da acceso (solo voy a entrar un ratito, para cotillear) al grupo de wasap Costurerasolidariacord y alucino con el movimiento: donación de tela o de dinero para comprarla, quién la recoge, han hecho un pedido… ¿Quién puede hacerse cargo? "¡Cuenta conmigo!”. Es estupendo. Una de ellas se quedó sin hilo y lo comunicó en los buzones de sus vecinos. Al día siguiente tenía una bolsa llena de carretes. Con este ejemplo, `por suerte uno de muchos, de buena gente que dedica su tiempo a los demás me consuelo por hoy.

Temas relacionados
 
Opinión

La joya cerrada

Magdalena Entrenas

Nosotros el pueblo

Francisco García-Calabrés Cobo

Nuestro adviento

José Manuel Ballesteros Pastor

No lo llames salud

Emma Riverola

Virólogo

Manuel Muñoz Rojo

Cómo acabar con el fútbol moderno

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...