+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus: día 13

El regreso del teléfono. El abuso del “graciosismo” con la enfermedad hiere a muchas personas. Por favor, que no reviente internet

 

Exterior del hospital Reina Sofía, esta mañana. - SÁNCHEZ MORENO

María Olmo María Olmo
21/03/2020

Ya nos darán las estadísticas, pero, aunque nos dicen que se ha disparado el uso del móvil (pues claro) todo indica que el teléfono fijo ha recuperado mucho papel en los hogares.Casi todos los que tienen el aparato es porque viene en el ‘paquete’ de Movistar, Vodafone o la compañía que sea. Pero volvemos a verlo relativamente útil. Ahora que las abuelas y abuelos saben usar el móvil y hasta el wasap y que hablan con sus nietos por Skipe, el “fijo” vuelve a sonar para algo que no sea publicidad.

Borro 200 fotografías y 60 vídeos de mi teléfono móvil, que va a reventar (todas de ayer), y releo el mensaje privado de una enfermera que me cuenta cómo lo están pasando, sin entrar en ningún detalle, porque no tiene fuerzas… Me explica que muchos sanitarios están empezando a sufrir no solo con lo que viven, sino con el ”graciosismo” generalizado. Ellos ven enfermar gravemente, ven morir a gente que hace una semana cantaba regando sus macetas, están agotados cuando esto no ha hecho nada más que empezar, tienen un miedo espantoso a contagiarse -ser profesionales y cumplir con su deber no les exime de ser humanos- y cuando abren el wasap o cualquier red social sufren al ver los memes y las bromas que se gastan a costa de la enfermedad. Me cuenta Mercedes, una joven médica cordobesa que está en el norte de España, que todas sus compañeras y compañeros dan por sentado que se contagiarán. Pero siguen adelante- Sobre los mil chistes de las redes, algunos buenísimos, es comprensible que a muchas personas les duelan, pero tiene que ser así si queremos mantener la moral de todos un poco alta.

Tanto criticar a las compañías de telefonía y ahora dependemos de ellas. Es el nuevo pánico, que en esta locura de mensajes y descargas, de trabajo con el wifi de nuestra casa, el sistema reviente. Crucemos los dedos para que todas esas inversiones en fibra que se hicieron aguanten y nos permitan seguir comunicados. Si hay que decir ¡Viva Movistar! o ¡Viva Telefónica! lo decimos, no pasa nada. Eso sí, a mi casa que no llamen a la hora de la siesta.

En casa también hemos vivido el “momento termómetro”, a ver cómo estábamos. Mientras, uno de nuestros amigos marcha hacia urgencias tras unos días de fiebre que parecían de una gripe normal, pero es imposible eludir la preocupación. Desde aquí cruzamos los dedos esperando el informe positivo mientras recibimos poemas escritos, recitados y hasta cantados en el Día Mundial de la Poesía. 

Temas relacionados
 
Opinión

Contradicciones

José Luis Casas Sánchez

¡Chicas, a la oficina!

Silvia Cóppulo

Educandos

Miguel Ranchal

Exportar tras las elecciones americanas

Javier Martín Fernández

Risas y náuseas

Lola Ester

Gracias, Córdoba

Isidoro de Santiago

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR

Atascos peatonales

Desde la Asociación Peatonal ‘A Pata’ y la Plataforma Carril Bici se solicita al ...

CARTAS AL DIRECTOR

Dinero ‘perdido’

Compartimos nuestras ideas, buscamos aprobación, compramos y hasta buscamos pareja por internet; ...

CARTAS AL DIRECTOR

Bibliotecas en Córdoba

Antes de la pandemia, Córdoba no es que gozara de una gran infraestructura de bibliotecas, un ...

CARTA ILUSTRADA

Cuello de botella en el Pretorio

Recientemente ha sido montado como en anteriores navidades un gigantesco cono simulando un árbol ...