+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 57: A voces

¿Nos quedaremos sordos? Las puertas de madera están regular tras la desinfección. La desescalada se hace complicada. Véase lo del príncipe belga, qué exotismo

 

Esta puerta de madera refleja los estragos de los chorros desinfectantes en el casco antiguo de Córdoba. -

María Olmo María Olmo
01/06/2020

Ya ha vuelto el ruido a la calle. No tanto como solía, pero sí lo suficiente como para que los sonidos del tráfico que entran por la ventana impidan a ratos escuchar lo que dice la radio o la televisión. De música con el balcón abierto ni hablamos. Esa es la normalidad, que de nueva no tiene nada. Por la noche, la desescalada se traduce unos días en silencio, pero otros en cierto trasiego, la gente que va o viene de los bares, o del paseo, con conversaciones a volúmenes increíbles. No sé calibrar qué consecuencias traerá para nuestras vidas esta pandemia inacabada del coronavirus, pero una sí la constato: hablamos a gritos, o, como decimos en Andalucía, a voces. Entre la distancia de seguridad y la mascarilla es imposible entenderse a los decibelios normales, y, sin darlos cuenta, elevamos el tono, así que mi consejo es no contar ningún secreto en la vía pública.

Compruebo en mis paseos tempraneros que es cierto lo que me ha dicho M.J.: las desinfecciones de las calles han afectado a las puertas de madera. El chorro purificador de los tractores voluntarios y de las maquinarias de Sadeco  ha levantado la pintura y estropeado muchas entradas, a veces hasta una altura de un metro, lo que se percibe con más claridad en el casco antiguo, donde hay más casas unifamiliares y las calles tienen aceras estrechas en las que el salpicón está asegurado.

A estas alturas ya he almorzado en un restaurante y me he sentado en un par de terrazas, e incluso pienso en la posibilidad de las vacaciones, si bien todo ello sin esa ilusión que sería pertinente, y sin tantas ganas de salir de casa como me creía. Me dice A. que en su empresa prorrogan el teletrabajo hasta septiembre, con excepciones puntuales, lo que da idea de cómo irá la desescalada. Se me encoge el corazón cuando me hablan propietarios de empresas que todavía no saben cuándo podrán abrir sin perder dinero, pendientes con ansiedad de esa fase tres de la desescalada de la que el Gobierno sigue sin dar detalles. Es verdad que probablemente las autoridades no saben cómo resolver el final del estado de alarma, especialmente porque sin él no pueden obligarnos a mantener las distancias y otros protocolos.

Ya lo hemos visto con la exótica información sobre la fiesta de agasajo al príncipe Joaquín, de la casa real belga, en la que se discute si se superó o no el aforo legal y en la que el joven, positivo en coronavirus, se ha visto obligado a admitir que no guardó la cuarentena en su desplazamiento a Córdoba. Cuántos casos habrá más o menos parecidos... Si nos ponemos en peligro de rebrote con normas estrictas... ¿Qué no pasará cuando termine el estado de alarma?

Pero, en esta incertidumbre, la falta de información a las empresas es muy grave. Mientras menos las ayuden más aumentará el presupuesto del ingreso mínimo vital.

Temas relacionados
 
Opinión

La hora del rey

Miguel Aguilar

No somos tan buenos

Marcos Santiago Cortés

Un final deshonroso

Joaquín Rábago

La ejemplaridad perdida

Ramón Punset

Salvar la monarquía

Francisco Dancausa

Mucho más carilla

José Manuel Ballesteros Pastor

Vuelven los eventos a Córdoba

Vicente Serrano Gutiérrez

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...