+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 29: Los cuidadores

Llegan desde muchas casas unos aplausos para otros héroes y heroínas que no recordamos a las ocho de la tarde

 

Un detalle de los aplausos de las ocho de la tarde en Córdoba. - SÁNCHEZ MORENO

María Olmo María Olmo
06/04/2020

No los recordamos estos días a las ocho, y podríamos ser cualquiera de nosotros. No reciben otros aplausos que los de sus propias familias, pero estos resuenan tan fuerte en su reconocimiento que llegan hasta mi diario.

Coronavirus en Córdoba | Últimas noticias en directo

Son otros héroes y heroínas del coronavirus, tan cotidianos y fatigados que ni se ven. Me refiero a esas personas que cuidan en casa a enfermos por covid-19, diagnosticados con el test o no, pero que pasan los días encerrados, con la angustia de la fiebre y el dolor, el temor a empeorar, el añadido del confinamiento dentro del confinamiento, el miedo a contagiar a sus familias...

Pongamos María. Ella es una madre de cuatro hijos, de los que tres conviven estos días de encierro con ella y su esposo. Trabaja mediante este sistema de teletrabajo que a quien más y a quien menos tiene todo el día pringado, aunque entre conexión y conexión se pueda desinfectar la compra o preparar una ensalada. Su trabajo es, como ella, cualificado, así que nada de pasemisís. Pero hay que atender a los hijos, hay que limpiar y comprar, lavar ropa, cocinar, hablar con la familia a ver cómo está, desinfectarlo todo… Y atender a su marido, enfermo, encerrado en una habitación, desde la que, aunque ya ha superado el virus, no puede salir por el riesgo de seguir transmitiendo la infección.

Así que todo el peso de la atención en la enfermedad, aunque ya sea mínimo, recae sobre ella, al igual que el de su propio trabajo, de su familia y del encierro. Dudo mucho que haya tenido un segundo de aburrimiento desde que hace más de tres semanas nos quedamos en nuestras casas, y puedo imaginar la preocupación, el miedo y el estrés que habrá sentido y seguirá sintiendo.

Por eso mi aplauso es para ella, y para otras tantas (o tantos) que estarán haciendo desde sus casas una labor benéfica y agotadora de atención a los enfermos, a mayores dependientes, a hijos e hijas…

Son aplausos distintos, como el que se llevaron en Cañero el padre y su hija con trastorno del espectro autista mientras daban su paseo justo a esa hora de encuentro, que son las ocho de la tarde. No es necesario esforzarse mucho para saber que la gente buena está dando lo mejor de sí.

Temas relacionados
 
Opinión

Cooperar para la sostenibilidad

Manuel García Jiménez

Los columpios

Antonio Agredano

Un historiador insigne: M. Artola (2)

José Manuel Cuenca Toribio

El cubano

Joaquín Pérez Azaústre

El silencio del coronavirus

Manuel Piedrahita

Mazmorras en el 21

Marcos Santiago Cortés

Cultura de la gratitud y el cuidado

Francisco García-Calabrés Cobo

Putañeros

Desiderio Vaquerizo

Extraña dualidad

Magdalena Entrenas

Mujeres imprescindibles

COORDINADORA DE MUJERES DISTRITO SUR

Lectores
OPINIÓN

Mujeres imprescindibles

Aquí en el Distrito Sur, al otro lado del río, hay mujeres magníficas.Dónde ya antes de la ...

CARTA ILUSTRADA

Los árboles de Córdoba

Vengo observando durante esta primavera gran cantidad de talas y de podas en la arboleda de ...

CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...