+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 25: Iñaki

Paseaba durante horas arrancando hojitas de los setos. Recuerdos en el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

 

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 25: Iñaki - A.J. GONZÁLEZ

María Olmo María Olmo
02/04/2020

Un chico guapo de unos 17 años recorría las dos o tres manzanas más cercanas a mi casa, la de mis padres, cuando yo era adolescente (y también años después, cuando ambos éramos jóvenes), andando más bien deprisa, y arrancando de los setos trozos de hojitas, o pequeños manojos que llevaba en la mano.

Coronavirus en Córdoba | Últimas noticias en directo

Era el «chico raro», el que no devolvía el saludo y casi nunca te miraba. No sé si entonces se conocía el trastorno del espectro autista. Es decir, no sé si emplearon la palabra «autismo», pero nuestros padres nos explicaron que no era raro, que simplemente era así, que estaba como aislado del mundo, y que sus padres dejaban ya que saliera solo sabiendo que iba a hacer siempre el mismo recorrido y que todos los vecinos del entorno le echaban un ojo, pendientes de que estuviera bien y de que nadie le hiciera daño. Y que nosotros, los hermanos, también debíamos respetarlo. Bueno, esto último no era necesario que lo dijeran, la verdad, el matonismo nunca ha sido lo nuestro.

No sé si aquel chico tropezó alguna vez con alguien que lo incomodara o hiciera sentir mal. Desde luego, ni lo presencié, pues, aleccionada como estaba, no lo hubiera consentido, ni me enteré de ello si ocurrió. Solo sé que hoy, cuando escribo este diario, es el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que veo en la ventana de enfrente un cartel solidario que lo recuerda, y que pienso en los incidentes que han tenido algunas familias con hijos que tienen este trastorno cuando la gente ha visto a los chavales pasear con algún familiar estos días de confinamiento. Ya estamos todos más o menos enterados, y quizá con ello las situaciones de reproches violentos y malencarados se terminen.

Pero yo pienso en aquel chico, no hoy, sino todos los días, porque volvió a mi memoria desde que empezó el encierro. Iñaki no era un niño, era en tamaño todo un hombre fuerte, pero no puedo imaginar lo que le hubiera pasado si lo hubieran recluido forzosamente, a él, que pasaba varias horas todos los días andando a buen ritmo y recolectando aquellas hojitas verdes.

Temas relacionados
 
Opinión

Jugar con el límite

José Juan Luque

Celebrar la vida

Lola Alonso del Pozo

Re-Mi-Do-Do-Sol

Carlos Miraz

La pérdida de la inocencia

LUIS Galán Soldevilla

Help

María Jesús Monedero

Tiranía de las mentiras

Antonio González Carrillo

Malabares con platos chinos

Mercedes Valverde Abril

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...