+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 21: la compra

Quieres reducirlas al mínimo y haces un pedido, pero...¡Lo que cansa!

 

Una mujer con su carro de la compra por el desierto Paseo de Renfe de Córdoba durante estos días de confinamiento por el coronavirus. - SÁNCHEZ MORENO

María Olmo María Olmo
30/03/2020

El propósito es no salir, pero, como no pertenecemos al grupo que ha hecho acopio de provisiones para la próxima década, siempre hace falta algo. Qué sé yo, naranjas, leche, algún detergente. Nos hemos hecho el propósito de salir lo menos posible. La basura, cada dos días o tres, las compras, al mínimo. El periódico es lo que nos pone en la calle, la visita al quiosco la consideramos esencial estos días (y ya de paso traemos cualquier otra cosilla). Pero no queremos entrar en las tiendas, guardar colas.

Desde la ventana, el otro día, presenciamos un estornudo desbocado, en el que el protagonista ni siquiera hizo amago de taparse la boca, ¡Olé! Si alguien pasa por su lado se lo lleva enterito. Y esto ha cambiado mucho, probablemente pasen años antes de que seamos capaces de estar cerca de algún desconocido del que no sepamos su estado de salud. Será, a la larga, uno de los grandes daños de esta pandemia a la humanidad.

Así que nos ponemos a hacer una compra por internet. Una horita, señores, dándole a la tecla. Cuando el proceso termina, resulta que el pedido (¡en Córdoba!) no nos lo pueden traer a casa hasta el día 6 de abril. Menos mal que hay un sistema más rápido para las personas con dificultades.

Así que la opción era deshacerlo todo y renunciar o asumir que hay que ir a recogerlo. Pero no en ese momento o ese día: la espera es de dos días y medio, lo que da idea de la saturación que sufren algunos almacenes. ¡Ajá! Eso sí, el servicio perfecto. Vas con el coche (y para tu desgracia, no encuentras ni un solo semáforo en rojo que te permita disfrutar un poco de la salida), lo dejas en el aparcamiento subterráneo, avisas dando a un botón y al rato te bajan tu compra.

Luego viene el lio. He forrado el coche por dentro de papel de periódico, no sé si eso sirve para algo. Deposito las bolsas, las bajo al llegar a casa. Las meto en el ascensor. Las dejo en el descansillo. Limpio el ascensor con desinfectante. Limpio cada cosa que he traído, bien con alcohol, bien con lejía rebajada. Las meto despacito en el vestíbulo. Luego entro yo y me quito los zapatos y los limpio. Luego friego el descansillo y el suelo de casa con lejía. ¡Menos mal que me van ayudando a colocar la compra! Luego me lavo las manos, primero con los guantes, luego sin ellos. Les digo la verdad: estoy agotada. ¡Y encima no tenían alcohol!

Temas relacionados
 
Opinión

La joya cerrada

Magdalena Entrenas

Nosotros el pueblo

Francisco García-Calabrés Cobo

Nuestro adviento

José Manuel Ballesteros Pastor

No lo llames salud

Emma Riverola

Virólogo

Manuel Muñoz Rojo

Cómo acabar con el fútbol moderno

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...