+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 18: los aplausos

El agradecimiento de Córdoba a los sanitarios es el más grande, también a la policía y a todos los que nos facilitan la vida... Y a los que hacen comunidad con pequeños gestos

 

Aplausos en uno de los miles de balcones de Córdoba desde los que cada día se agradece el sacrificio del personal sanitario, de seguridad y tantos otros que nos ayudan contra el coronavirus. - EFE

María Olmo María Olmo
26/03/2020

El aplauso de Córdoba a los sanitarios es el más gordo, sobre todo porque sabemos que el riesgo que corren es real: así lo confirman el fallecimiento de un médico cordobés, el doctor Barragán por coronavirus, y la cifra de personal sanitario afectado por coronavirus. Pero también se extiende ese homenaje a la Policía, cuando pasa silenciosa con las luces de sus coches patrulla (un policía local de esta capital ha dado hoy positivo), y a la furgoneta de la UME desde la que, a través de  megafonía, nos advierten: “quédense en casa, por favor”.

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el coronavirus en Córdoba]

Y algún que otro aplauso de asuntos que van surgiendo en esos minutos en los que, a las ocho de la tarde -se ha extendido la costumbre de empezar a las ocho menos dos minutos-, con una creciente luz que nos va permitiendo vernos las caras, asomamos la cabeza a nuestras ventanas, salimos a los balcones y aplaudimos. Para dar las gracias. Y a veces lloramos al aplaudir, pero disimulando, con una sonrisa en los labios, porque nadie quiere transmitir pena o desesperanza. También quiero aplaudir a Mari Carmen, nuestra frutera, que sigue abasteciéndonos, como la plantilla de supermercados Piedra, o el quiosquero que sigue al pie del cañón. O al chico que el otro día nos resolvió el radical problema de quedarnos sin un móvil.

Y, sobre todo, a nuestro vecino A., un joven que ha tomado sobre sí la difícil tarea de animarnos, que nos saluda a diario con su micrófono y nos pregunta: “Vecinos, ¿cómo estáis?”. A veces hace recuento de alguna incidencia del día. En otra ocasión nos pidió que dijéramos nuestros nombres, para que nos fuéramos conociendo (tantas veces nos hemos cruzado muchos por la calle, apenas soltando un hola o un movimiento de cabeza). Y hasta pone música a petición del público. Siempre, después de la parte formal del homenaje, busca alguna canción animada e incluso bailable, desde Resistiré a la Macarena o incluso La chica Yeyé, aunque por su edad algunas ni las conocerá. Y luego otra que le piden dos niños de la calle, a los que no puedo ver, pero sí escucho sus voces de pajarito que quieren escuchar El Libro de la Selva, alguna melodía infantil o alguna de las canciones de moda. Así, con estos contactos forzosamente breves, con estos pequeños gestos, vamos intentando hacer comunidad contra el virus.Y merece otro aplauso.

Temas relacionados
 
Opinión

Torre de Babel

Isabel Agüera

Desmesura

José Luis Casas Sánchez

El ariete Salieri

Miguel Ranchal

Póngase la mascarilla

José Antonio López García

La guerra comercial de EEUU

Manuel Valencia

'Fake'

Carmen Martínez-Fortún

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...