+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Paso a paso

Desafío independentista

 

Francisco Dancausa Francisco Dancausa
16/05/2018

Quim Torra aparece en escena como Molt Honorable President de la Generalitat de Cataluña, como así lo ha llamado el otro molt, aunque honorable prófugo, Carles Puigdemont. Aunque lo de menos es lo que ellos mismo se llamen, o las palmaditas en las espaldas que se den, o hasta los conciliábulos en los que tejan sus bastardas intenciones. Aquí lo que importan son los hechos, como por otra parte bien ha dicho Rajoy. Pero claro, estamos en una situación en la que hay que diferenciar entre hechos punibles para la justicia o para la política. O para los dos a la vez. Que Quim nos repita en su discurso como Conde Molt la intención de constituir una república catalana tantas veces como la estupidez humana puede ser infinita en unos minutos, son hechos. Y qué hechos. De entrada son de tal magnitud como para entender que el mal del secesionismo no sólo no está erradicado, sino que está en recidiva. Y que sepamos, a parte de las medidas judiciales que necesitan sus tiempos, la única medicina que está salvando a los españoles de la jauría independentista es el 155. Vuelve a ser hora de la política de los partidos constitucionalistas. Personalmente denominar a un partido constitucionalista es dar por sentado que hay otro que no lo es. Paradoja de nuestra democracia. Pero así nos entendemos todos. Pero a lo que vamos. Ahora los partidos constitucionalistas deben de cerrar filas sobre el 155. Ciudadanos insiste en que este se puede prorrogar o si no aprobar de nuevo su activación. El motivo está claro ahora más que nunca. No se puede hacer pasar a los españoles y en especial a los catalanes otra vez por el escarnio social, económico y familiar de otra intentona segregacionista. Rajoy espera hechos para reaccionar ante este nuevo envite secesionista. Pero el concepto de los hechos ha de ampliarse ahora incluso al terreno de las palabras que no son otra cosa que intenciones refrendadas por los hechos de otros que han propiciado la aplicación del 155. Ya no cabe más desafío independentista en una democracia.

* Mediador y coach

Opinión

Lluvia en el desierto

Raúl Ávila

El Espejo de Marco Aurelio

Alberto Monterroso

En busca de la legitimidad perdida

SERGIO García Magariño

Acto de justicia con los hipotecados

Fátima Palomares Eraso

Desarrollo

Ricardo Rivera Pereira

Marc Márquez

Diario Córdoba

Andrzej Duda

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

¿Qué ha sido del jinete y su caballo?

¿Tiene la Europa que conocemos algo de viejo continente además de su edad? La sabiduría y el ...

CARTAS AL DIRECTOR / usos lingüísticos

La semántica y la fonética

Una voz femenina exclamó desde el fondo del bus 24: «¡Imbécil!» Al llegar a casa, me puse a ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Salarios y cotizaciones

Cuando hay una propuesta social como la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros, ...

CARTA ILUSTRADA

SOS del barrio de El Alcaide

Después de las graves inundaciones que padeció el barrio, gracias al movimiento vecinal del El ...

   
1 Comentario
01

Por Fausto43 12:35 - 16.05.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si una democracia es democracia y no de boquilla, debe aguantar todas las opiniones y consultas. Los catalanes son los que deben opinar de sus cosas y, si no les gusta España tendrán sus razones. Me consta que sí les gusta España, aunque no tanto los españoles. Algunos, claro.