+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LO QUE QUEDA

Cuando me corté el pelo

 

Trozos de pelo en la Nacional 260, en el Pirineo de Huesca. - JOSÉ JUAN LUQUE

José Juan Luque José Juan Luque
22/05/2020

Cortarse el pelo tiene algo de ruptura, es una señal de progreso, de que avanzas, de que no te quedas embobado recreándote en lo que fue.

Al cortarte el pelo estás dejando caer algo más que mechones, estás desprendiéndote de una parte de ti. Estás empezando algo nuevo. A mí no me gusta cortarme el pelo, pero a la vez me encanta. No me agrada cómo queda, pero es una fuente de placer.

De pequeño odiaba las peluquerías. Cuando me portaba mal en clase mi madre me castigaba con ir a una.

El barbero era un tipo muy alto y barbudo, apenas se distinguía su cara. Yo asistía con pesar y sufrimiento al doloroso acto de ver cómo mis rizos iban cayendo poco a poco junto al pie de una silla en la que me sentía atrapado, con aquella especie de camisa de fuerza que me impedía mover los brazos libremente.
Décadas después, un peluquero de Zaragoza me dejó tan rapado que juré no volver a ponerme en manos de nadie. Así que durante un tiempo, fue la chica con la que vivía quien se encargó de pelarme. A veces quedaba bien y otras prefería no decir nada.

Es curioso porque el día que le dije a mi abuela que ya no tenía novia, lo primero que me preguntó fue: ¿Y quién te va a cortar el pelo?

La respuesta la encontré en la Nacional 260, mientras pedaleaba por el Pirineo oscense. Cerca de Broto, dejé la bici en el arcén, saqué de las alforjas las tijeras de las uñas y empecé a cortar al azar: flequillo, laterales y greñas. Me quedé contemplando cómo el pelo volaba por el asfalto de la carretera, cómo se precipitaba por el valle. Me pareció una escena poética y liberadora.

Ayer fui a la peluquería y ahora todo me resulta deleitoso. Mojarme el pelo, las manos llenas de champú dando vueltas por mi cabeza, el sonido de las tijeras, el espejo al que evito mirar, la maquinilla por la nuca, su motor, los dedos cazando puntas. ¿Así está bien? Incluso el temor cuando se acerca a la oreja. Un poco más, por favor. Los restos se van por el desagüe de la ducha.

Opinión

Saltar

José Juan Luque

Responsabilidad individual

José Zafra Castro

Dios Naturaleza

Alejandro López Andrada

No puedo respirar

Francisco García-Calabrés Cobo

‘Cabin fever’

Magdalena Entrenas

Un disparate notable

Francisco Gordón Suárez

Cerrado por covid-19

Francisco Dancausa

Crisis

Desiderio Vaquerizo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...