+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Al paso

Covid y exclusión

 

El curso ha empezado en septiembre como siempre a pesar de que este año es como nunca. Aun así, se ha optado por ir amoldando las clases a las circunstancias y no al contrario; todos los colegios abren ordinariamente y conforme surjan positivos por covid-19, se irán realizando las cuarentenas en la clase afectada y, en última instancia, se podrían suspender las clases presenciales en todo el centro escolar concreto. Se renuncia a otras opciones de adaptación, como el desarrollo virtual y la bajada de ratio generalizada. No hay tiempo ni medios aún para eso y retrasar seis meses la entrada y hacer por ejemplo este curso en dos años no es posible además por el tema de la conciliación familiar (perdón, laboral. Vamos a llamar a las cosas por su nombre). Pero según los gobiernos, no es la conciliación ni la falta de recursos telemáticos o espaciales, sino que el retraso del inicio del curso incidiría directamente en el aumento de la exclusión social de los ya desfavorecidos. Bueno, si es así, ese motivo tan heroico casi que emociona. Pero pudiera ser que se provoque todo lo contrario y me explico: miren, en entornos en riesgo de exclusión, la necesidad manda y el respeto a las normas que exigen distanciamiento social son más difíciles de cumplir porque, dicho coloquialmente, a la calle hay que salir a la fuerza a buscar la vida. Aparte, los vínculos populares en esas zonas son mucho más fuertes; vamos, hay relación de hermandad entre la gente. Usted no verá nunca que, en un barrio residencial, la dueña de un chalé toque en la puerta del chale de en frente para pedir a su vecina un poco de azafrán o la bombona porque se le acabó el butano. En las periferias marginales esto es el pan de cada día y encima se pare muchísimo más que en las zonas exclusivas y las calles están llenas de chiquillos jugando. ¿Qué quiere decir todo esto con respecto al covid-19? Que el virus tiene su espacio natural en esos entornos. De hecho, en Madrid está pasando y el confinamiento va por barrios. Esto, en el ámbito de la educación se traducirá en que los primeros colegios donde se propagará el virus serán los centros escolares ubicados en zonas marginales y, por tanto, también serán los primeros en suspender las clases. Mientras, en los colegios ubicados en zonas donde apenas hay interacción popular, las clases seguirán por haber menos contagios y en su caso, gozan de medios telemáticos y aislantes preparados para la pandemia. Así que pudiera ser que la decisión de las Administraciones de no esperar a planificar la vuelta al cole a nivel general en pro de la igualdad pudiera provocar precisamente lo contrario. Que los desfavorecidos queden más atrás todavía. Ojalá esté equivocado.

Opinión

Senicidio

Joaquín Rábago

Pedro, Pablo y la encíclica

Manuel Piedrahita

Tofu

Antonio Agredano

El ministro y la secretaria

José Manuel Cuenca Toribio

Casado

Joaquín Pérez Azaústre

Polaridad

Francisco García-Calabrés Cobo

Autoestima ante la depresión

Miguel Santiago Losada

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Primera vuelta a Córdoba 'non stop'

Vespa Club Califa recorre más de 600 kilómetros por distintos puntos de la provincia

CARTA ILUSTRADA

Regulación de la igualdad salarial, gran paso contra una injusticia histórica

Desde la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, celebramos la noticia en favor ...

CARTAS AL DIRECTOR / COVID-19

La pandemia en España y la navaja de Ockham

Nos lamentamos de ser la nación con los peores resultados en todos los aspectos, ocasionados por ...

CARTAS AL DIRECTOR / INTOLERANCIA

Los nuevos inquisidores de la política

Con la quema en efigie de algunos de nuestros políticos, o personajes de la historia, e incluso se ...