+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Clasismo intelectual

 

Clasismo intelectual -

Lola Alonso del Pozo Lola Alonso del Pozo
24/04/2019

Es tragicómico comprobar a mi edad una característica de ciertos individuos que me descorazona a la hora de mantener con ellos una relación social normalizada.

Me refiero a esas gentes que hacen gala de lo que he venido en llamar clasismo intelectual: una actitud sobrevenida por la autocomplacencia en cierta superioridad cultural, que exponen ante los demás sin pudor, sin empatía y a veces de manera disparatada.

Normalmente son personas bien educadas, de cierta posición social y expertos en algún ámbito de la cultura, lo que les lleva a presentarse ante el resto de la gente con un prurito de sabiduría sobre la existencia humana que se me antoja ridículo e incluso fuera de la realidad.

He detectado que proliferan en algunos estamentos de nuestra sociedad, construida en muchos aspectos por teatro y farsa (dicho sea de paso), con apariencia de moral y rectitud, que se percibe como superficial y fatua. Se erigen en «sabihondos cargados de sabiduría». Incluso los hay que se envuelven en un refinamiento intelectual con el que se sienten superiores a los demás: clasismo intelectual. Más bien clasismo pseudo-intelectual, diría yo.

Y aquí no vengo ni a advertir ni a criticar sino a exponer mis percepciones más discutibles e instintivas.

Son personajes que me recuerdan la versión que Michelangelo Antonioni hizo en su película Blow--up del relato de Julio Cortázar Las babas del diablo. Amplían la fotografía de sus egos sin descanso, sin sucumbir al desaliento propio ni al desinterés de los otros. No sé qué esperan descubrir.

Creo adivinar que tienen un retrato de sí mismos como seres de pensamientos intrincados, dubitativos por profundos, fascinantes... pero también creo que este retrato está falto de sensibilidad, de ética, y lleno de trampas.

Incluso en debates triviales de una mañana aburrida de domingo ante una sencilla cerveza su apostura física les traiciona, aunque les presta aplomo y gusto a su clasismo intelectual para que no decaiga, para que la apariencia permanezca en ese desatino instructivo.

En un primer momento, como ciertamente son personas cultivadas, su predicamento formativo e incluso didáctico es valioso y sorprendente. A medida que el descubrimiento del clasismo intelectual crece, mi desilusión vence a la probable afinidad que pudiera establecerse entre nosotros. Es como si nuestras vidas no encajaran en absoluto cuando el acercamiento ha sido posible.

Un segundo momento es mi aceptación a regañadientes de la parte innegablemente eficaz que supone el intercambio de ideas con estos sujetos. Pero no es suficiente. A veces me corroe una pequeña animadversión que me lleva incluso al desgarro cuando la relación con esas personas me afecta sentimentalmente.

Un último momento puede apoyarse en la aproximación, sin aprensión ni arbitrariedad, al afecto, a la confianza para no desarrollar un enfrentamiento que nos amargue la vida y los encuentros, para no destruir sino para establecer un juego que pueda guarecernos y nos ayude a sentirnos vivos. Y nos aporte alegría.

Seguro que conocen a tipos así. Seguro que no será un secreto inconfesable aunque lo silencien. Seguro que interiormente persiste una crítica y salvan las apariencias. Seguro que enfatizan comportamientos humanos casi vergonzosos. Seguro que interiormente destapan debilidades que todos y todas sobrellevamos.

Sin embargo, no dejaré de preguntarme sobre la soledad que puedan desprender esas actitudes de clasismo intelectual que tanto me fastidian, acaso sean muestra de una solapada barbarie por muy intelectual que aparezca. Porque puede llegar a ser patética.

Por otro lado, pienso que la historia con las gentes diferentes o incluso discrepantes que vamos conociendo a lo largo de nuestra vida debería ser inolvidable. Sin excepción.

* Docente jubilada

Opinión

Vacaciones irreales

Francisco Gordón Suárez

Un cambio de verdad

Alejandro López Andrada

Vida y derechos

Rafaela Pastor

Zona azul y zona verde

Diario Córdoba

En recuerdo de Antonio Portillo

Juan E. Benito Pérez

Otra solidaridad

Diario Córdoba

El esfuerzo

Joaquín Pérez Azaústre

Lectores
OPINIÓN

Mujeres imprescindibles

Aquí en el Distrito Sur, al otro lado del río, hay mujeres magníficas.Dónde ya antes de la ...

CARTA ILUSTRADA

Los árboles de Córdoba

Vengo observando durante esta primavera gran cantidad de talas y de podas en la arboleda de ...

CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

 
 
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 11:47 - 24.04.2019

Como empecemos así yo podría escribir que yo sufrí una delegada de Educación que, presuntamente, repito, presuntamente, que luego me buscan las cosquillas, no cumplía ni hacía cumplir alguna ley.