+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Ni circos ni toros ni foie gras

 

SANTIAGO Navajas
22/01/2016

En 2006 la ciudad de Chicago prohibió el foie gras . Se argumentaba que se maltrata a ocas y patos para engordar su hígado y convertirlo en una delicatessen gastronómica. Quizás usted no coma foie gras y le importe un bledo que no se pueda comer en los restaurantes o comprar en los supermercados, pero piense que siguiendo esa lógica mañana se puede prohibir la ternera, los cerdos y otros animales criados en ganadería intensiva.

En España, en 1989, fue el municipio valenciano de Petrer el primero que prohibió espectáculos, como el circo o las corridas de toros, en los que intervinieran animales. Quizás usted no ha ido en su vida al circo o a una corrida de toros, pero seguramente tendrá en su armario alguna chaqueta o unos zapatos de piel que también quieren ser prohibidos por los animalistas. Puede incluso que tenga una mascota: un perro, un periquito, una tortuga, un hurón. Pues sepa que según los animalistas es usted un explotador, un "especista" al estilo de los racistas o los machistas, alguien que discrimina y usa a los animales para satisfacer de manera egoísta la necesidad de compañía.

Parafraseando a Martin Niëmoller en su requisitoria contra el totalitarismo: "Cuando prohibieron las corridas no moví un dedo porque no me gustaban los toros. Cuando censuraron los circos con animales no protesté porque no iba conmigo. Cuando prohibieron tener mascotas no dije nada porque no tenía ni un canario. Cuando censuraron el foie gras me callé porque estaba a dieta. Cuando finalmente nos obligaron a ser vegetarianos y, más tarde, veganos nos habíamos acostumbrado a ser tan sumisos que hasta el brócoli nos pareció sabroso".

El animalismo fundamentalista se caracteriza por la preocupación por el bienestar animal, por un lado, pero también por la coacción y la censura contra todos aquellos que no comparten su programa ideológico de máximos, consistente en equiparar a los seres humanos con el resto de animales a la hora de atribuirles derechos. Si lo primero es razonable, disminuir al mínimo posible el daño infligido a los animales, lo segundo, la cruzada moralista de carácter prohibicionista, es una combinación de emociones baratas, irracionalismo político y estupidez ética que debemos denunciar y rechazar en nombre de los valores liberales que sustentan una sociedad tolerante, plural y abierta.

La moción de Ganemos, el grupo ultraizquierdista en el Ayuntamiento de Córdoba, contra el circo y las corridas de toros, apoyada por PSOE e IU, revela el carácter autoritario de una formación que se basa en el populismo antiliberal para imponerse sectariamente. Solo desde un enfermizo complejo de superioridad (moral) se explica la intolerancia como método de acción política. ¿Por qué no garantizar mediante inspecciones adecuadas que los animales en los circos viven y se adiestran adecuadamente, en lugar del hipócrita postureo mediático de la prohibición? Y si queremos garantizar una administración imparcial y laica con respecto a las preferencias culturales de la población, entonces eliminemos todas las subvenciones, dejando que cada cual se pague sus querencias sin que los grupos de amigos de los concejales izquierdistas consigan endogámicas prebendas.

Desde el poder político cabe suscitar el debate sobre temas controvertidos, pero no transformar la corporación municipal en una inquisición, ni las ordenanzas en hogueras. La moción de Ganemos, PSOE e IU no revela amor por los animales sino odio por la libertad, desprecio por los ciudadanos e incomprensión de lo que significa la democracia liberal, que no consiste en la tiranía de la mayoría sino en el respeto a la minoría. En convencer mediante razones, no en vencer a través del uso del presupuesto como si fuese su cortijo personal.

No se trata de circos, toros o foie gras . Hablamos de libertad y de no vernos arrastrados por la sensiblería exhibicionista y superficial que define a la nueva barbarie: la sentimental. Se trata de no caer en el error de querer proteger a los animales haciendo animaladas. En tiempos de la dictadura franquista los aficionados al cine tenían que exiliarse a Perpiñán para poder ver películas censuradas en España como El último tango en París (1972). De los pacatos totalitarios de derecha a los mojigatos autoritarios de izquierda. Que cincuenta años después de aquellos atropellos los cordobeses tengan que desplazarse a Granada, Sevilla, Madrid o, de nuevo, Perpiñán para ejercer su derecho a la felicidad y a la libertad sería el peor de los síntomas: que la barbarie no es que haya vuelto, es que no se había ido. Unicamente ha cambiado de acera y de color.

* Profesor de Filosofía

Opinión

El hidalgo contraataca

Miguel Ranchal

M. López Alejandre

Diario Córdoba

Ida Vitale

Diario Córdoba

Darren Till

Diario Córdoba

Hablemos de libros

José Luis Casas Sánchez

Diestros y siniestros

Alberto Díaz-Villaseñor

Crónica de un desastre

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CATOLICISMO

La santa falsa tradición

En un pueblo luterano la santa tradición de siglos era inclinar la cabeza al pasar una esquina de ...

CARTAS AL DIRECTOR / LA LEGIÓN EN CÓRDOBA

"Para defenderte a ti"

Un grupo de niños curioseaban alrededor de unos legionarios que vienen a participar en la Semana ...

CARTAS AL DIRECTOR / LA LLUVIA

No ha sido Dios, despertaos

Un año más se repiten en los titulares: "Resignémonos, Dios lo ha querido" y las fotos de ...

CARTAS AL DIRECTOR / ELECCIONES 28-A

Sobre los debates

Los debates múltiples son como un mercadillo, donde todos los vendedores vociferan a su libre ...

   
4 Comentarios
04

Por kiko 18:05 - 22.01.2016

Nos dice: "Hablamos de libertad y de no vernos arrastrados por la sensiblería exhibicionista y superficial que define a la nueva barbarie". Yo pensando que hablaba de los toros, ejemplo máximo de ese romanticismo aparentemente trascendente y exhibicionista.

03

Por JOTA 13:06 - 22.01.2016

Al leer ciertos comentarios caigo en el motivo de por que soportamos 40 años al dictador. Sencillamente por no pretender la libertad, o el liberamismo. Que cada uno haga lo que desee dentro de la Ley. Pero, alcanzado en 1.978 lo que fuimos capaces de construir, por lo mismo, se entiende, aún más, que en Andalucía llevemos bajo el mismo régimen, 37 años, ya.

02

Por vetman 11:42 - 22.01.2016

Vaya pataleta se ha pegado el filósofo.Usted no entiende nada de bienestar animal ni de ciencia ni de la legislación.Simplemente se ha demostrado que no son suficientes las inspecciones porque solo se basan en el día de la inspección y solo tienen en cuenta papeles no a los animales.Usted se ha quedado en la época de Descartes, aunque el neurocientífico Antonio Damasio ya lo ha refutado.La libertad está dentro de las conexiones neuronales y lo que usted llama libertad es una falacia de los que se os acaba el cuento.Paguese con su dinero los toros y todos aquellos espectáculos sonde hay maltrato animal y lleve a sus alumnos a contarles lo bien que se lo pasan los animales cuando usted ni conoce lo que llama adiestramiento con castigo que espero no lo ejerza con esos animales humanos a los que tenemos la suerte de que cambiaran el mundo.

01

Por Fausto 9:37 - 22.01.2016

"Convencer mediante razones" "Barbarie sentimental" Muy bien por lo primero y no se entiende lo segundo. Busquemos lo razonable. De momento, las leyes permiten decidir a los elegidos por el pueblo. No hay otra forma en democracia. ¿O esto, ahora, no es democracia?