+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

¡Chicas, a la oficina!

 

Silvia Cóppulo Silvia Cóppulo
24/11/2020

España se sitúa en los lugares de cola de la UE por lo que respecta a teletrabajar. La Generalitat, por ejemplo, calcula que, en el confinamiento de primavera, solo un 8% de la población de Cataluña trabajaba en remoto, cuando podrían hacerlo un 51% de los trabajadores, atendiendo a la naturaleza administrativa o técnica de sus tareas. Así que les empuja a hacerlo. Teletrabajar comporta ventajas, pero también inconvenientes si el horario de la jornada laboral se difumina y alarga, si las videoreuniones no están bien planificadas, si no se implementa una nueva reorganización o no se mejora decididamente en la comunicación interpersonal. Pero eso no es todo y probablemente no sea lo más importante.

A cada ola de la pandemia, en cuanto las medidas restrictivas sanitarias se suavizan, pensamos en volver a la oficina con una mayor presencialidad, agotados como estamos de formar un núcleo de convivencia con la pantalla. Claro que muchas mujeres sienten la tentación de quedarse en casa, para poder trabajar y tener tiempo de llevar y recoger a los niños del colegio. El resultado es que ellas se quedan más y ellos salen disparados a la oficina. Así que, cuando hay que promocionar a alguien a un puesto de mayor decisión, muchas mujeres no son visibles; con lo cual, se prioriza para ocupar el nuevo cargo a quien sí que está, a los hombres. O bien, cuando el equipo se encuentra frente a la máquina del café y discute desenfadadamente, la voz de ellas tampoco se puede escuchar porque están en sus casas. El teletrabajo anula los encuentros informales, esos que son absolutamente claves para el acercamiento profesional.

Algo parecido ocurre con los trabajadores jóvenes, nativos digitales. Desde casa, ante la caja del ordenador, no pueden ver a colegas con más experiencia desempeñar su trabajo, no pueden preguntarles algo rápido, ni tomarlos como ejemplo, con lo cual pierden oportunidades de aprender, crecer y avanzar.

Hay que buscar la paridad en el teletrabajo y combinarlo con la presencialidad, o tanta modernidad nos retrotraerá a viejos estereotipos que ya íbamos superando.

Opinión

Galletas

Antonio Agredano

Tres años

Joaquín Pérez Azaústre

Las que sobraban

María Olmo

A redropelo (y 3)

José Manuel Cuenca Toribio

Nuevo año

Juan Andrés Molinero Merchán

Unas elecciones clave para Europa

Nicolás Pascual de la Parte

Córdoba, los jóvenes y el geriátrico

Diego Martínez Torrón

Lectores
MÁS SOBRE EL COVID

Nos vamos a enterar

Sí, nos vamos a enterar de lo que vale un peine, como decía mi abuela, a la que tanto extraño, ...

Pobreza energética

La electricidad se dispara

Hace tiempo la OMS alertó de que, debido al agravamiento de enfermedades previas, la pobreza ...

PANDEMIA

Datos del coronavirus por países

Si analizamos el porcentaje de contagiados en países vecinos, encontramos, por cada cien mil ...

POLÍTICA

Dios nos coja confesados

Este 2021 empieza con un Abascal que simpatiza con los asaltantes del Congreso de los EEUU, un ...