+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CATALUÑA: LA VIOLENCIA PACIFICA

 

MIGUEL Forcada Serrano
11/07/2014

Estoy convencido de que a muchos españoles no catalanes y a bastantes catalanes no les gustaría contemplar la independencia de Cataluña pensando que tal vez podrían haber hecho algo por evitarla y no lo hicieron. Es mi caso y no lo voy a dejar más.

Conste que ya me parece tarde. Hemos dejado hacer de las suyas a los nacionalistas durante más de 30 años (casi dos generaciones completas en el sistema educativo) y por lo tanto la cosa ya posiblemente no tiene arreglo; hemos aguantado incluso que se prohibiera, de hecho, a los niños estudiar en castellano en Cataluña o que se impidiera por la fuerza de las multas a los comerciantes titular sus negocios en el idioma que les diera la gana; estamos pagando ahora el despilfarro indecente del tripartito presidido por un andaluz, en la promoción del independentismo pagado con fondos públicos; algunos alentaron desde Madrid un estatuto claramente inconstitucional.

Como otros muchos miles de españoles he leído en los últimos meses muchos artículos e incluso libros enteros que demuestran que los fundamentos históricos de esa reivindicación son casi todos falsos, inventados por pseudohistoriadores sin ética profesional que trabajan a sueldo de entidades como la Asamblea Nacional de Cataluña. Los medios de comunicación, masivamente subvencionados por la Generalitat, han actuado de portavoces irresistibles de la ideología separatista. Porque el gran atentado contra la libertad no ha sido la inmersión lingüística sino la inmersión doctrinal, la imposición por la fuerza (por la fuerza de las leyes y del presupuesto aprobado por la Generalitat) de una ideología nacionalista antidemocrática en el fondo aunque aparentemente respetuosa de las normas de convivencia.

Todo estaba planificado desde la última etapa del franquismo y no nos dimos cuenta: "¡treinta años de control del sistema educativo y de los medios de comunicación y el país es nuestro!", se dijeron. Y el último gran hallazgo fue la invención de la "violencia pacífica". Durante la década de los ochenta un pequeño partido llamado Esquerra Republicana de Catalunya logró convencer a los militantes de Terra Lliure (grupo terrorista fundado en 1978 a imagen y semejanza de la ETA vasca) de que el asesinato no era el mejor método para lograr el objetivo; les ofrecían a cambio un sistema igualmente antidemocrático pero menos cruento: el de la "violencia pacífica".

El nuevo método consiste en ejercer sobre las víctimas toda la violencia que sean capaces de resistir sin sublevarse. Si creamos paralelamente un caldo de cultivo, un entorno ambiental favorable, las víctimas soportarán sin rechistar o rechistando poquito, no solo la invención de la historia, sino la inmersión, la discriminación, el insulto, el escrache, la coacción más o menos solapada, la invisibilidad de lo que no interesa a la causa y hasta finalmente el exilio como mal menor.

Pero todo nos ha pasado desapercibido a lo largo de más de tres décadas y por lo tanto ya la cosa probablemente no tiene arreglo. Hoy se jactan de lo conseguido por este nuevo método y dicen que "la independencia ya no está en la pequeña burguesía nacionalista sino en la voluntad de los emigrantes" y de sus hijos que han sido educados por el sistema de inmersión ideológica. Esta es la clave de lo que ocurre.

Habría sido posible apelar a la razón y a los sentimientos de los miles de andaluces, extremeños, murcianos, valencianos, castellanos y aragoneses que emigraron a Cataluña en las primeras décadas de la segunda mitad del siglo XX, pues sin su voto favorable la independencia de Cataluña sería imposible. Convencer a nuestros familiares y amigos que viven y trabajan en Cataluña de que España les quiere, de que estamos mejor juntos y de que voten contra la independencia, esa es mi propuesta. Pero muchos de esos emigrantes sienten que su tierra de origen fue una mala madre que no supo darles trabajo y bienestar. Y de sus hijos ni hablemos pues la mayor parte de ellos se sienten catalanes hasta la médula, debido a la educación que han recibido y a que es muy duro sentirse emigrante para toda la vida.

Por eso ahora, cuando emerge la Cataluña silenciada a través del movimiento Societat Civil Catalana, una esperanzadora ventana no política se abre en el asfixiante debate independentista. Impresionante también el esfuerzo de algunos partidos políticos que se enfrentan sin medias tintas al reto soberanista. Sin embargo, en las recientes elecciones al Parlamento de Europa, los partidos que defienden sin ambigüedades la unidad de España han recibido un apoyo claramente insuficiente, mientras que Esquerra Republicana es el ganador de las elecciones.

En consecuencia me pregunto si hay algún método para evitar que un proceso basado en la violencia pacífica ejercida de forma implacable durante más de treinta años consiga su objetivo. Mi respuesta es que, aunque parezca que ya es tarde, todavía tenemos tiempo de hacer lo que no hemos hecho hasta ahora: entrar al trapo, aceptar el debate, convencer a nuestros amigos catalanes de que juntos estamos mejor. Y exigir al gobierno y a los partidos nacionales que busquen nuevas fórmulas de consenso como ya se hizo en otras épocas.

* Profesor

Opinión

Pueblos en verano

Manuel Fernández

Antonio Pérez

Diario Córdoba

Javier Ortega

Diario Córdoba

Zinedine Zidane

Diario Córdoba

Naufragio y secuestro

Francisco García-Calabrés Cobo

¿Y ahora qué?

Magdalena Entrenas

Hastío

Miguel Valcárcel

Políticos

Milena Busquets

Lectores
CARTAS AL DORECTOR / INTITUCIONES

El "Defensor del Pueblo" andaluz

Continúa el mismo «Defensor del Pueblo» andaluz, a pesar del cambio de Gobierno de la Junta de ...

CARTAS AL DIRECTOR / SOBRE EL DELITO DE ODIO

Las palabras no se las lleva el viento

Parece ser, más vale tarde que nunca, que amenazar o desear la muerte públicamente a una persona, ...

CARTA ILUSTRADA

Árboles abandonados

Hojas mustias y ramas deshojadas, que van secándose por las extremas temperaturas y sequedad del ...

SISTEMA EDUCATIVO

Falta de valores

En este tiempo del mes de septiembre, de vuelta ya de las vacaciones, las familias y los centros ...

   
3 Comentarios
03

Por Fausto 12:18 - 11.07.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Impidió la enseñanza del castellano? ¿Imposición por la fuerza? ¿Con Franco estaban en su sitio? ¿Cuánto se debe a Cataluña? Además: lo han mamado y lo llevan en la masa de la sangre. Su propuesta está clara. También sus argumentos.

02

Por Cobarde para hablar la verdad 8:54 - 11.07.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Jajaja, ¿vuestros amigos catalanes? jajaja. Señor Forcada, el andaluz ese del que habla usted era un socialista, y el que aceptó y alentó el Statud fue otro socialista, el mismo partido que lleva treinta años con las mayores tasas de razón por las que tuvieron que emigrar decenas de miles de andaluces a Cataluña. Diga usted, que la madre que trato mal a esos emigrantes que tuvieron que salir de su tierra porque no les ofrecían un trabajo y ninguna oportunidad era socialista

01

Por Cordobés 8:21 - 11.07.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A pesar de lo que pueda parecer a algunas mentes por mi argumento posterior, soy andaluz y me siento profundamente español, un español integral como diría Federico García Lorca, sin embargo, argumentos como el del articulista no ayudan a la unidad de los pueblos de España, es decir, a una España unida, pues rezuma un cierto nacionalismo, pero nacionalismo españolista, lo que no tiene nada que ver con sentirse español y querer a España. Parece que el nacionalismo es culpa de la democracia, craso error señor articulista, parece que el mayor nacionalismo habido en España ha sido el periférico, otro error, el mayor fue el nacionalismo franquista que conllevó a cuarenta años de fascismo en nuestro país. Esa España nacionalista es la que alimentó durante décadas los nacionalismos locales, no la democracia, pero no querer ver eso tristemente dice mucho. Además, España jamás ha sido una unidad homogénea, ¿qué clase de conocimiento se tiene del país? España es una nación compuesta desde hace siglos, y por ello es natural que existan catalanes que hablen catalán y andaluces que hablen español, etc. Pero pretender una España homogénea y granítica es exacto a la Cataluña independista, los que desprecian el concepto de nación compuesta por el de nación pura. En nuestra Córdoba hay tantos nacionalistas centrípetos como nacionalistas centrífugos en Cataluña, y lo patético es que no lo saben. Por eso España está como está.