+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cartas al director

Este periódico publica opiniones de sus lectores, réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas NO DEBEN EXCEDER DE 15 LINEAS DE 60 CARACTERES. Sus autores se identificarán indicando su domicilio, carnet de identidad (fotocopia) y un teléfono de contacto. El Diario CORDOBA se reserva el derecho de extractarlas.

 

03/01/2016

pHOLA, PAPA

nSe me fuela alegría N

***Piedad Cabello Zamora

***Cordobesa desde Reinosa

***Cantabria

f

Hola papá. Hace tiempo que quería agradecerte todo lo que has hecho por mí durante tantos años en los que no has dejado de trabajar y luchar para darnos una vida, en la que desde el primer día de nacer he sido inmensamente feliz, junto a mamá y mis dos hermanas. Después vino mi hija, el mejor regalo que me ha dado la vida, y de quien siempre has estado orgulloso, lo mismo que ella de ti.

Te fuiste el día 8 de agosto, como has sido siempre, humilde, noble, cariñoso. Qué voy a decir de ti, los mejores elogios del mundo. Desde ese día se me fue esa alegría que tú nos contagiabas con solo mirarte. Sé que, desde el cielo, nos das fuerza, y con tu ayuda tengo que ir recuperando, poco a poco, esa ilusión que nos has transmitido a lo largo de los años. Los últimos días juntos fueron para mí el mejor regalo.

Este año no te he podido dar ese achuchón y beso gordo, gordo, el día de Nochevieja, pero, cerré los ojos, y con el olor de tu ropa, te mandé el beso más grande del mundo. Te quiero, mi vida. Te quiero, papá.

pAL SEÑOR OBISPO

nCatólica y con un hijofruto del amor N

***Mari Paz Torres Nieto

***Granada

f

Estimado señor obispo: permítame presentarme. Tengo 32 años, y soy católica. Al principio lo era por tradición familiar, cuando maduré empecé a serlo por convicción. También soy profesora de religión y catequista en un colegio católico. Hace cinco años me casé por la iglesia. Mi marido y yo nos queremos, y fruto de ese amor, recientemente, hemos sido padres de un bebé. Un bebé que procede, como ha decidido usted denominarlo, de un aquelarre químico. Mis jefes, sacerdotes como usted, son conocedores de esta situación. No solo nos han apoyado en todo momento, sino que han accedido gustosos a bautizarlo, haciéndolo así miembro de la iglesia católica, de la cual yo, y muy a mi pesar usted también, somos miembros. Me gustaría que me contestase usted a esta carta. Es más, me gustaría que me recibiera usted personalmente. Me gustaría presentarle a mi hijo, que vea cómo llora cuando tiene hambre, y cómo sonríe ante las muestras de afecto, al igual que hace cualquier bebé de tres meses y medio. Igual que un día yo, que fui concebida por medios naturales, e incluso usted mismo, hicimos a esa edad. Me gustaría que me explicase usted qué diferencia hay en el amor que recibe mi hijo o en su propia vida por la forma en que ha sido concebido. Mi hijo un día crecerá y aprenderá cómo vienen al mundo los niños. Sabrá que así vinieron al mundo sus amiguitos, pero que él vino de otro modo. Lo que nunca sabrá (no pienso por nada del mundo darle ese disgusto) es que cuando tenía tres meses y medio el señor obispo de Córdoba decidió que él es fruto "de un aquelarre químico de laboratorio". Estoy segura de que Dios ama a mi hijo igual que ama a los niños nacidos por la vía normal , y así se lo pienso transmitir. Sepa usted que me siento ofendida como madre, como mujer y como católica.

Opinión

El control de la pandemia

Antonio Arenas

Carta abierta de la sanidad privada

GINÉS Delgado Cerrillo

Referimiento

Antonio Agredano

Un verdadero acontecimiento

José Manuel Cuenca Toribio

Semana de penitencia

Manuel Piedrahita

Para recordar

Joaquín Pérez Azaústre

Coronavirus y el mundo rural

JAVIER CABRERA DE CASTRO *

Dolores

Francisco García-Calabrés Cobo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

Gente que vale

Solo quiero decir que en estos días de encierro forzoso por el covid-19 estoy viendo algunas ...

CARTAS AL DIRECTOR / CONFINAMIENTO

'Arenga' a los vecinos

Oído en una comunidad después de los aplausos de las ocho: «Queridos vecinos, los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La verdad duele

Ante la ruina que padecemos y con el fin de financiarnos para luchar contra el coronavirus, hemos ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Anhelos

En estos tiempos de incertidumbre, en estos momentos de preocupación, no cabe otra cosa que ...

   
3 Comentarios
03

Por Milagros 18:53 - 03.01.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Mari Paz: Te felicito por tu carta, pero como dice el comentario anterior, ten cuidado. No sabes con quienes estás dando, porque si el de Córdoba es como es, el de Granda que antes estuvo en Córdoba, es peor. Te cuidado.

02

Por Monaguillo 15:20 - 03.01.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Mari Paz no sabe que simplemente por esta carta, se puede quedar sin trabajo. No sabe cómo se las gastan éstos. Ya se enterará.

01

Por Fátima 11:25 - 03.01.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Mari Paz: Muy buena tu carta, pero me gustaría saber un par de cosas. Si quieres me contestas, y si no, es igual. Entiendo que tomastes tu decisión sobre la fecundación "despues de consultarlo con algunos Curas". ¿Quieres decir que tu hijo está en el mundo, porque no te encontraste con un Demetrio o algo peor de lo que hay? Y si sabes lo que hay en la Iglesia (todos lo sabemos despues de cajasur y sus alrededores) ¿qué haces ahí?