+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Ars memoriae

Sobre la campaña electoral

Análisis de las críticas del PP al Gobierno por su supuesta vinculación a los «enemigos de España»

 

Sobre la campaña electoral -

Aún recuerdo con emoción el 15 de junio de 1977, cuando volvíamos a ejercer un derecho democrático después de más de cuarenta años. Desde entonces, en todas las elecciones generales he encontrado una motivación para acudir a votar, con dudas a veces y con decepción por la actuación de aquellos a los que había votado en la convocatoria anterior, hasta el punto de recurrir al voto en blanco en alguna ocasión. Siempre se dice que debemos acudir a las urnas por la trascendencia del momento que se vive, si bien no todas las coyunturas son idénticas, como podríamos comprobar con un breve repaso de nuestra historia electoral. Ahora nos encontramos en plena campaña, la cual además coincide con una celebración de tanto arraigo en nuestro país como la Semana Santa, lo cual ha dado ya lugar a manifestaciones como la del PP al señalar que Sánchez demuestra poco respeto a las tradiciones al provocar esta coincidencia o la petición de una cofradía malagueña para que no acudan a su procesión los tres líderes de la derecha (el año pasado sí acudieron varios miembros del Gobierno de Rajoy que cantaron con entusiasmo el himno de la Legión).

Por ahora, lo que más me ha llamado la atención es esa insistencia del PP en descalificar al Gobierno por su vinculación con los que al parecer son los tres grandes enemigos de España. En primer lugar el terrorismo de ETA, pues los populares repiten lo de filoetarras, aunque no ofrecen ninguna prueba de la existencia de un acuerdo con Bildu, ni con Otegui. Ahora bien, han sacado a pasear por el escenario electoral a quien como presidente del Gobierno, en 1998, dijo que «había autorizado contactos con el Movimiento Vasco de Liberación», y no solo eso, sino que en 1996 ya tuvo unas declaraciones desafortunadas ante las manifestaciones de protesta por el asesinato de Tomás y Valiente, momento en el que nació el movimiento de las manos blancas, esas que, según Casado, Sánchez desprecia frente a las que están manchadas de sangre, en unas declaraciones lamentables, para las cuales resulta difícil encontrar un calificativo. El segundo enemigo son los independentistas, tan amigos del gobierno que se negaron a apoyar la Ley de Presupuestos y provocaron la convocatoria electoral. Se añade en estos días algo que ya desde Ciudadanos habían aireado, y era que hay un pacto para indultar a los que en estos momentos juzga el Supremo, y olvidan que para la concesión de un indulto hay un requisito previo imprescindible: que haya condena, y eso aún no se ha producido. Pero cuando Sánchez afirma que se debe respetar el procedimiento judicial, y no niega que habrá indulto, eso se interpreta como que ya lo ha pactado. Por otro lado, el PP podrá argumentar que en 1979 Aznar dudaba acerca del resultado que iba a tener la puesta en marcha de nuestra Constitución, pues afirmaba que los españoles no sabíamos «si el desarrollo de las autonomías va a realizarse con criterios de unidad y solidaridad o prevalecerán las tendencias gravemente disolventes agazapadas en el término nacionalidades». Es decir, el mal está en que el art. 2 reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de «nacionalidades y regiones».

El tercer enemigo son los comunistas, supongo que se referirán más a IU que a Podemos, pues estos últimos, por boca de Pablo Iglesias, se definían como socialdemócratas, aunque tengo mis dudas acerca de lo que realmente son. Volvemos a los viejos tiempos en que el término comunismo es utilizado como amenaza, es lo mismo que ya decían los golpistas de 1936, pero aquellos mentían, del mismo modo que lo hace ahora esta derecha, que ni en su versión PP, ni en la de Ciudadanos o en la más reciente, la que les ha dado el Gobierno andaluz, merece el voto de quienes desde 1977 transitamos por el camino hacia una sociedad cada vez más democrática.

* Historiador

Temas relacionados
 
Opinión

Patología democrática

Fernando Jiménez H. Pinzón

Asfaco

Jesús M. Coca López

«No, bonita», ¿perdona?

Mercedes Valverde Abril

Barrios y accesibilidad

Francisco Dancausa

U. von der Leyen

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Circuito de El Tablero

En julio del 2018 publiqué en este mismo periódico, un asunto de interés, como son las mejoras del ...

CARTAS AL DIRECTOR / FERIA EN LOS CALIFAS

A propósito de la Córdoba taurina

La voz que alza mi buen amigo Antonio Portillo no es solo una opinión personal, es el pensamiento ...

CARTAS AL DIRECTOR / EL ACTOR Y LA POLÍTICA

Arturo perseguido

El magnífico actor recientemente fallecido Arturo Fernández se quejaba de la persecución que ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

El rejón mortal de Errejón

 Ya parece evidente que por tercera -y última vez por sí sólo- Iglesia va a conseguir impedir que ...

   
2 Comentarios
02

Por Unlocal 16:40 - 16.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muy astutamente elude el profesor que el doctor Sánchez y sus acólitos utilizan el término de “las derechas” en la campaña electoral, por cierto, el mismo lenguaje golpista que utilizó el PSOE en octubre de 1934 cuando se alzó en armas contra el gobierno legítimo de la república. El profesor no ha caído en la cuenta de que el doctor Sánchez está sentado en el sillón gracias al voto de las derechas del PNV y la antigua Convergencia de Cataluña. Y además, profesor, ¿qué inconveniente tiene el doctor Sánchez en decir que si hay una condena por golpismo no va a indultar a los golpistas? Pues el problema es que para el PSOE vale todo para llegar a la poltrona, incluido indultar a los golpistas.

01

Por Juan Gutiérrez 11:30 - 16.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vivimos tiempos de campaña electoral en los que, como es demagógica muchas veces, todo vale a la hora de ganarle al contrincante. Por ejemplo, puedo escribir que el desarrollo de las autonomías no se está haciendo conforme a criterios de unidad (art. 2 de la C. E.) y solidaridad (art. 2 de la C.E.), sino que están prevaleciendo, al menos se está intentando, los movimientos separatistas catalanes, por ejemplo, con su concepto de nación “discutido y discutible” que decía el otro y viene el profesor José Luis Casas Sánchez y me dice que yo estoy echándole la culpa a que el artículo 2 de la Constitución reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de nacionalidades y regiones. Alguien tiene que hacérselo mirar. Seguramente esto será lo que le ocurra a este sencillo lector del periódico.