+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Campo y ciudad

Cadena alimentaria

 

Afectan intensamente al sector agrario, a la PAC y al mundo rural europeo, los equilibrios que les vinculan con la cadena alimentaria, a tenor de las presiones que operan sobre todo el gasto agrícola comunitario, derivadas de la escalada de exigencias para tener acceso a las ayudas, consecuencia de unos mercados cada día más volátiles y de unas rentas del agricultor y ganadero cada vez más inestables.

Así pues, el debate sobre la cuestión se centra en el concepto de la excepcionalidad agraria, que lo es al respecto del derecho de la competencia, y en cuanto a la lucha contra las prácticas comerciales desleales, añadida de las herramientas para encauzar la gestión de riesgos. Ya en ese sentido se avanzó en el fundacional Tratado de Roma encauzando el equilibrio entre la PAC y la política de competencia. El ejemplo lo suministran las organizaciones de productores de frutas y hortalizas tras la reforma de 1996, adoptando diversas formas jurídicas, siendo la cooperativista la más usual.

Mas el asunto de las prácticas comerciales desleales no es un nuevo problema. En 2010, renovándose en 2015, se instituyó en la Unión Europea el Foro de Alto Nivel para el mejoramiento de la Cadena Alimentaria, que sustituyó al Grupo de Alto Nivel sobre Competitividad de la Industria Alimentaria. Aprobándose en ese foro el código de buenas prácticas intitulado Food Chain Iniciative, y su desarrollo dentro de un enfoque mixto de obligaciones legales mutuas; aunque atañendo, hasta ahora, esa su regulación a los EEMM. Línea para la cual España se ha provisto de una Ley de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria, así como de un Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Cadena Alimentaria y de una Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA).

Sin embargo, esa excepcionalidad solo cabría situarla en un marco legislativo europeo que conceda más poderes de inspección, sanción e intervención. Postulado de una de las enmiendas discutidas al respecto del Reglamento Ómnibus, y que la Comisión Europea propondrá antes del próximo 30 de junio de 2018.

* Doctor ingeniero agrónomo. Licenciado en Derecho

Opinión

El bucle infinito

CARMEN Lumbierres

Más que una película

Desirée de Fez

¿Quiénes son violentos?

Miguel Santiago Losada

Deuda pública

Ricardo Rivera Pereira

Profeta en su tierra

Ricardo Crespo

‘Campeones’, camino de Hollywood

José Antonio López García

No, pero quizá

Diario Córdoba

Cambio de cromos

Cristina Pardo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO DE LOS 90

El acoso suena menos que el parapente

El pasado 28/8 aparece una carta al director con foto de un parapente, en el Diario CÓRDOBA. El ...

CARTA ILUSTRADA

Sobre la Mezquita-Catedral

Voy a opinar en nombre de muchos cordobeses que estamos viendo, alarmados y hartos, el uso y abuso ...

CARTAS AL DIRECTOR / COMPARECENCIA

Un embustero altivo en el Congreso

La soberbia disfrazada de Aznar, jaleada por Casado y los suyos, visitó la comisión de ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A Serunión

Apreciada Itziar Íñigo Sobejano, representante de la empresa Serunión en Córdoba. A iniciativa de ...

   
1 Comentario
01

Por Pilniak 14:35 - 16.04.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La PAC han sido siempre subvenciones a fondo perdido y con escaso control sobre la finalidad del dinero, es decir, si el terraniente, en muchos casos latifundista, utiliza el dinero para tener un alto standing de vida (Mercedes, Range Rover, casoplón cortijero y pisazo en la capital) o lo utiliza para contratar legalmente a trabajadores, españoles o extranjeros, dadas de alta sus peonadas en la Seguridad Social, o bien dedicando el dinero a los medios de producción agrícola (bien sean tractores o tecnologías de carácter agrónomo, etc). La PAC es el sumidero con el que mantener a señoritos mientras los braceros mendigan un PER miserable.