+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Campo y ciudad

Barataria

 

Casi siempre que se produce la toma de posesión de un cargo político, sobre todo siendo de alta gama, ya ocurra en la administración central, autonómica o local, acude el recuerdo de lo más sustancial de lo consignado en los magistrales párrafos con los que Cervantes, en la segunda parte de su Don Quijote, despacha tal asunto a propósito del concedido gobierno de la ínsula de Barataria a su escudero Sancho Panza, de rústica astucia e ilusa ingenuidad, cuando, estando ambos camino de Barcelona, éste era invitado a Palacio ducal, junto a su principal, el manchego e hidalgo caballero y señor, don Alonso Quijano, merced a la generosidad del citado titular nobiliario, socarrón aburrido y con ganas de chanzas y general divertimento a costa de esos sus dos itinerantes alojados.

Venga esa ínsula, aducía Sancho, que yo pugnaré por ser tal gobernador, a pesar de bellacos. Si una vez lo probáis, le añadió el duque, comeros habéis las manos tras el gobierno, por ser dulcísima cosa mandar y ser obedecido. Y esta tarde os acomodarán del traje conveniente, que los trajes se han de acomodar con el oficio y dignidad que se profesa.

Después llegan los consejos que el manchego insigne imparte a su adjunto. Tú -le dice- que para mí, sin duda alguna, eres un porro, sin madrugar ni trasnochar y sin hacer diligencia alguna, con solo el aliento que te ha tocado de la andante caballería, sin más ni más te ves gobernador de una ínsula, como quien no dice nada; que los oficios y los grandes cargos no son otra cosa que un golfo profundo de confusiones. Haz gala de tu linaje porque la sangre se hereda y la virtud se aquista. Nunca te guíes por la ley del encaje, que suele tener mucha cabida con los ignorantes que presumen de agudos. Cuando te sucediere juzgar algún pleito de algún tu enemigo, aparta las mientes de tu injuria y ponlas en la verdad del caso. No te ciegue la pasión propia en la causa ajena.

Podría inferirse de lo al respecto aconsejado por el paladín manchego que todos esos, incluso hoy, sin abandonar las burlas, rechazarían el utópico ingenio de Don Quijote.

* Doctor Ingeniero Agrónomo. Licenciado en Derecho

Opinión

Auschwitz, 75 años de memoria

Antonio Barragán Moriana

Dignificados por la abuela de Barbate

Miguel Santiago Losada

Al diablo con todo

Lola Alonso del Pozo

Manual del buen negro

Antonio Pineda

Perder los trenes

José Nevado

Mártires de la democracia

Joaquín Pérez Azaústre

Salteadores de internet

Jesús Vigorra

El papel seduce

María Olmo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PREMIOS GOYA

Pepa Flores

Creo que somos muchos los españoles, y especialmente los andaluces, que sentimos admiración y ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Pin parental

A propósito del «Pin parental» que está suscitando tanta polémica, desde la Asociación Presencia ...

CARTAS AL DIRECTOR / tecnologías

Sin recuerdos

Hoy en día no les damos importancia a las personas que pierden sus recuerdos, ya que estamos en ...

CARTAS AL DIRECTOR / LEGISLACIÓN Y POLÍTICA

Reforma de la ley electoral

Hay dos aspectos a modificar de la actual ley electoral que de manera recurrente se vienen ...