+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Por una autoevaluación diferente

 

Por una autoevaluación diferente -

RAFAEL Ruiz Ortiz de Galisteo
03/07/2018

Al final del curso escolar se acumulan múltiples tareas para el profesorado y equipos directivos de los centros. Es habitual dedicar algún tiempo a realizar un balance y evaluación del año académico que termina. Se reflexiona, entre otras cuestiones, sobre la consecución o no de los objetivos planteados para el curso, sobre las propuestas de mejora que se han planificado, sobre los resultados académicos del alumnado, etcétera. Planteo la posibilidad de introducir en ese proceso reflexivo algunas preguntas que apelan a una de las funciones esenciales de la docencia en su relación con el alumnado y con su propia práctica.

Sería interesante que cualquier docente se preguntara, por ejemplo, sobre las fortalezas y talentos que ha descubierto en el alumnado con el que ha trabajado este curso. Dedicar unos minutos a repasar mentalmente la imagen de cada uno de ellos y ellas. Visualizarlos en clase. Recordar sus miradas, sus respuestas, sus desafíos, sus interrelaciones con los demás, sus sonrisas. Preguntarse sobre su contribución para descubrir y potenciar la grandeza que encierran. También detenerse recordando su «voz» singular y única. Ser conscientes de esta función grande y hermosa que la sociedad, a través de las familias, deposita en el profesorado. Algo tan esencial que, como decía El Principito, «es invisible a los ojos».

También es un buen momento para reflexionar sobre sus propias fortalezas y talentos como docente. Sobre las que ha potenciado y sobre las que tiene adormecidas. Cómo ha brillado su «luz», su «voz». Qué ha hecho con su grandeza. Seguro que podrá emplear algo de su tiempo en rememorar su presencia en clase. Ver su afán diario por enseñar y sobre todo porque el alumnado aprenda con su ejemplo. Reflexionar sobre su actitud y su entrega en la docencia.

Como afirma David Bueno en su libro ‘Neurociencia para educadores’ (2017): «si queremos motivar a nuestros alumnos, no basta con decirles que deben motivarse, que la ciencia, la literatura, la historia o lo que sea les harán vibrar porque son muy interesantes. Debemos vibrar nosotros con lo que les enseñamos, y se lo tenemos que demostrar. Somos nosotros los primeros que tenemos que estar motivados si queremos que nuestros alumnos se motiven y vibren; somos nosotros los primeros que debemos interesarnos por lo que queremos transmitir; somos nosotros los primeros que debemos aprender a aprender cuando estamos en el aula. Es así como se transmiten las actitudes, por imitación, predicando con el ejemplo. No les podemos pedir que estudien muchas horas en casa y que lo hagan con gusto si nosotros no estaríamos dispuestos a hacerlo. No les podemos pedir respeto si nosotros no les respetamos, y si no nos respetamos entre nosotros dentro de los equipos docentes».

Del mismo modo, el profesorado en su conjunto y los equipos directivos podrían dedicar un tiempo a plantearse algunas cuestiones como las siguientes: ¿Cómo he contribuido con mi desempeño a impulsar las fortalezas del todo el profesorado con el que trabajo? ¿Cada uno de ellos y de ellas ha encontrado respaldo para expresar su «voz» y su talento? ¿Hemos caminado juntos? ¿Hemos dejado a alguno en el camino?

Si las respuestas a estas preguntas les hacen reflexionar y encuentran que hay recorrido para mejorar, solo me cabe añadir que septiembre está cerca y con él un nuevo curso lleno de ilusiones, fortalezas, talentos, voces, vibraciones y luces por descubrir, potenciar y cuidar.

* Inspector de Educación

Opinión

Como el resto

Ana Pastor

La hora de la decencia

Octavio Salazar

Dónde estaban las feministas

Lucía Etxebarria

Agro medieval

Ricardo Rivera Pereira

Cría caballar

Eduardo Agüera

Un vecino con perro

Milena Busquets

La patria es el otro

Antonio Pineda

Rafael Nadal

Diario Córdoba

Moussa Wagué

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / MATANZA DE ATOCHA

41 años de una semana clave

Lunes 24 de enero de 1977. Hacia el mediodía salta la noticia del secuestro del teniente general ...

CARTA ILUSTRADA

Doctorándose en Pablo García Baena

Me sorprendió el lunes, catorce, el encontrarlo en el salón de Columnas del antiguo rectorado ...

CARTAS AL DIRECTOR / IGUALDAD

Me llamo feminismo

Por mucho que os queráis tapar los oídos, queráis dejar de leer y sigáis inventando nuevos ...

CARTAS AL DIRECTOR / PARQUE AZAHARA

Colectivo de la avenida del Deporte

El vecindario se sentiría enriquecido y mejorado en su comunicación con la ciudad si la línea de ...

   
3 Comentarios
03

Por joseanuevo 20:03 - 03.07.2018

Interesantes y profundas reflexiones. Creo que el perfil de docente que se propugna es el de un buen número de los profesionales que conozco. Haría falta, sin embargo, que se pergeñaran Factores clave, Indicadores homologados, Encuestas de satisfacción, Indicadores de logro, etc., para “visibilizar” la función más importante que tenemos encomendada. Pero las cosas van por otro lado.

02

Por Amparmenteros 13:53 - 03.07.2018

Muy de acuerdo con la reflexión. Me gustan las cuestiones planteadas, son distintas a las que conocemos; hacen que "metamos la mano en el pecho" y miremos en nuestro interior. Es a nosotros mismos, como docentes, a los que debemos rendir cuentas y aprovechar lo que nos nos gusta, para cambiarlo e intentarlo en el curso próximo. Tenemos la suerte de que todos los años estrenamos nuevo curso; podemos aprender de los errores para seguir construyendo.

01

Por Juan Gutiérrez 12:12 - 03.07.2018

estuviéramos Muy soñador veo al Sr. Inspector. Para eso que él propone lo primero que tiene que haber son docentes. Le invito a que coge la linterna y luego nos cuente su recorrido Y luego, hablamos. Yo estoy dispuesto