+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Para ti, para mí

Atención a la estupidez

 

Antonio Gil Antonio Gil
13/12/2019

Estos días se ha hablado de la estupidez a propósito del lanzamiento concreto de la ofensa en público contra una destacada personalidad, hecho recogido inmediatamente y con profusión por las redes sociales. Y me ha venido a la memoria una famosa frase de Woody Allen: «La ventaja de ser inteligente es que se puede pasar por estúpido; en cambio lo contrario es absolutamente improbable». Este director y actor, nacido en 1935, expresión de la cultura urbana y judía de la Norteamérica de Nueva York o de Boston, se divierte frecuentemente con las contradicciones personales y sociales, atacando no sin razón sus puntos débiles, sus estereotipos, sus banalidades presuntuosas, a veces con un toque de moralismo. Un ejemplo entre los muchos que se encuentran en sus films y en sus escritos: «Dos amigos discuten animadamente. Según tú, ¿existe una vida después de la muerte? El otro tras una larga pausa de reflexión, le replica: Y según tú, ¿existe una vida antes de la muerte?». Volviendo al aforismo de Allen, quizás valga la pena darnos cuenta de la proliferación de estupideces en esta hora. Todos hemos de confesar que nos hemos comportado así, a veces por falta de control, o quizás por superficialidad a la hora de emitir juicios. Después, nos hemos dado cuenta y nos hemos arrepentido. Lo cual, ciertamente, es signo de inteligencia. En cambio, esa vuelta a la sensatez es muy poco probable en el caso del estúpido «titulado». Por eso, el conocido poeta alemán Friedrich Schiller no dudaba en concluir desconsolado: «Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano». La necedad es como una ola que rompe contra un dique. Y si comenzamos por dejar abierto un portillo, inunda el cerebro y el corazón haciendo que la inteligencia se bata en retirada, y entonces hacer el estúpido no será ya una anomalía, sino una regla invencible. Por eso, Woody Allen nos deja una pista interesante y una advertencia urgente. Aunque lo peor de todo sea lanzar la «expresión ofensiva» sobre los demás, como «pobre argumento de revancha o rencor».

* Periodista y sacerdote

Opinión

Verano del 20

Rosa Luque

Informe médico económico

Gabriel M. Pérez Alcalá

En el interior

Manuel Muñoz Rojo

Aerosoles y discotecas

Joaquín Rábago

Coacción a la libertad

Marcos Santiago Cortés

Ferias y verbenas

Francisco Dancausa

Las pirámides de Beirut

Miguel Ranchal

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
1 Comentario
01

Por Jajaja, jajaja, jajaja 12:02 - 13.12.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Allen como un maestro moralista? ¿Ese Allen que cometió incesto, y muy probablemente, actos de pedófilo? Estoy de acuerdo, la estupidez puede calar en la gente con títulos.