+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La clave

Atacando libertades, legitimando el insulto

 

Atacando libertades, legitimando el insulto -

Una de las cosas que ha quedado patente desde la llegada al poder de Iglesias es que no le gusta la libertad de prensa. Cuando estaba en la oposición, atacaba sin mesura a todos los contrincantes políticos y se servía de sus medios propios no solo para difundir su ideología, sino para provocar e, incluso, hostigar a todo y a todos. Eso, lo sigue haciendo Unidas Podemos, e Iglesias desde su Vicepresidencia cuando, estando en el poder, su actuación es objeto de control y crítica por parte del Congreso, por los ciudadanos en general y por los medios de comunicación en particular. Estos tienen la función principal de informar, opinar, examinar y valorar la actuación de los poderes económicos, sociales, y, por supuesto, políticos, que dirigen los intereses de España; y ello, con total libertad tal como proclama el art. 20 de nuestra Constitución, sin que pueda restringirse la libertad de prensa mediante ningún tipo de censura previa. Eso sí, tienen su límite en el respeto a los derechos fundamentales y libertades públicas. Sin embargo, la dictadura que quiere imponer la ultra izquierda, con el beneplácito del resto del Gobierno, no admite crítica alguna a su actuación y gestión, salvo si es para alabarla o ignorar sus errores e, incluso, mentiras, sirviéndose para ello de sus medios afines. Se empezó minimizando las críticas al Gobierno en las redes, ahora es el descrédito a determinados periodistas, pero lo que resulta del todo descabellado no es solo que el vicepresidente critique a la prensa, sino que legitime el insulto, lo cual es del todo inadmisible. Y todo viene a consecuencia de la delicada posición judicial en la que se encuentra Iglesias en el asunto Dina, que lo coloca en las mismísimas cloacas del poder que tanto denunciaba y ahora detenta. Y es que las contradicciones hipócritas y demagogas de Iglesias lo hacen esclavo de sus palabras y falto absoluto de respeto a las libertades y derechos de los demás. Ya dijo en La Sexta, que «la existencia de los medios de comunicación privados atacaba la libertad de expresión», aunque supongo no se refería a los suyos propios, como La tuerka o el nuevo diario digital de Podemos La última hora, cuya directora es, precisamente, la tal Dina, y desde el que se publicita el partido morado. Los medios de comunicación, privados o públicos, tienen el deber de informar de forma objetiva y veraz, esa es su máxima; y también incluir criterios o pensamientos diversos para que los destinarios de aquellos estén informados de la actualidad y puedan formarse una opinión crítica y realizar sus propias valoraciones. Pero lo que no puede permitir la prensa es que ningún poder, ya sea político o económico, le diga lo que tiene que comunicar, y menos aún, recibir descalificaciones e insultos desde el Gobierno. Ya está bien de controlar y manipular a la gente. El Gobierno no puede desprestigiar o injuriar a quien opina sobre su actuación, sino dedicarse a gobernar y administrar el país con el único fin de defender los intereses generales de todos, y esto último parece que aún no lo han comprendido. Por ello, es fundamental el papel informador, crítico y de seguimiento de la prensa, que ha de ejercer su profesión con pleno respeto a la independencia y separación de poderes; ahí radica la auténtica libertad de prensa.

* Abogada

Opinión

Las cuentas del Consejo Europeo

Gabriel M. Pérez Alcalá

El subsuelo

Magdalena Entrenas

La hora del rey

Miguel Aguilar

No somos tan buenos

Marcos Santiago Cortés

¿Por qué una monarquía?

MANUEL Piedrahita Periodista

Pisos

ANTONIO Agredano Escritor

El café de los maestros

Catedrático JOSÉ MANUEL Cuenca Toribio

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
2 Comentarios
02

Por otras posibilidades 12:46 - 12.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En España existe desde hace demasiado tiempola (falsa) creencia que ser republicano es ser de izquierda. En una Republica como en una Democracia real se admite todo tipo de creencias. En Francia que es Republicana desde hace unos 230 años conviven desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha pasando por los demás. Igual que en las creencias religiosa, desde 1905 existe en ese país la separación real entre el Estado laico y todas las creencias religiosas. Lo que NO significa que laico es sinónimo de ateo, sino que permite y defiende la convivencia entre todos. En nuestro país, tanto en política y religiones cada cual establece lo que le parece y mientras que la "masa silenciosa" NO repudie tal imposición prevalece como si fuese una verdad absoluta. NO es de extrañar lo que pasa con la etiquetas en el debate sin fin entre Monarquía y República. Así nos va.

01

Por gañán de Fernán Núñez 11:00 - 12.07.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Resulta inconcebible que en una sociedad formada como la actual,todavía,tengan cabida gente como ésta.