+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Entre líneas

La ‘gofredización’ del Casco

"... el aroma universal de todo centro monumental camino de convertirse en un parque temático"

 

La ‘gofredización’ del Casco -

Juan M. Niza Juan M. Niza
18/09/2019

La cultura nunca es un coñazo. Todo lo contrario. La auténtica cultura sirve para divertirse. ¡Ya quisiera yo ser culto! Mientras más culto se es, más vuela la imaginación con la obra de arte que se está contemplando; más se disfruta de un concierto, sea el que sea, porque de más tipos de música se entiende; más se aprecia la alta cocina y el mejor vino sin que por ello uno deje de pasarlo pipa en un perol o con una humilde patata asada bien preparada; más se goza de un libro o de una película sea del género que sea... Y, también, más se disfruta viajando. De hecho, la cultura, el haber leído sobre la ciudad que se está visitando y saber de ella y de las gentes que vivieron en la misma, es lo que convierte al turista en viajero, que son dos cosas distintas aunque vistan iguales pantalones cortos en sus paseos.

Y eso que el viajero cada vez lo tiene peor y debe de hacer, mentalmente, no uno sino dos esfuerzos de imaginación arqueológica. El primero, intentando vislumbrar cómo sería la vida cotidiana en su época de esplendor en el casco histórico que está visitando: a qué olerían las calles del Madrid de los Austria, cómo se moverían los aristócratas en Viena camino de un concierto de Mozart, qué aspecto tendría el Foro Romano en la época de Augusto, cómo era el ajetreo en el entorno de la catedral de Estrasburgo mientras la construían... Y segundo trabajo mental: imaginar cómo se vivía y qué tiendas había hace tan solo tres o cuatro décadas en ese misma zona monumental, en los últimos años en los que se trataba de un área de la ciudad viva y vivida y no había franquicias multinacionales ni establecimientos clonados como los que han tomado todos los cascos históricos de Europa.

Digo esto porque el pasado domingo se me vino el alma a los pies cuando junto a la Mezquita-Catedral me llegó un fortísimo olor a gofres que jamás había sentido antes en Córdoba... el aroma universal de todo centro monumental camino de convertirse en un parque temático. El olor de la uniformidad y del turismo sin imaginación. Porque no digo que se tengan que olfatear en el ambiente especias, salazones, cueros y flores junto a regueros de orines y cacas de mula, como olerían esas calles hace mil años, con Abderramán III y Alhaquén II. Ni siquiera a bodega de vino añejo, a taberna, a cocido casero al mediodía y a boquerones en vinagre, como hace pocas décadas en las calles que rodean la Mezquita. Pero oler a gofres...

La buena noticia es que quizá estamos a tiempo de revertir en lo posible el proceso de gofredización, palabro que me he inventado y que equivaldría en el plano turístico a «gentrificación», un término por cierto ya admitido por la RAE.

Porque, ¿quién dijo en ese mismo entorno, refiriéndose a unas obras en la Mezquita, aquello de que «habéis deshecho lo que era único para hacer lo que hay en todos los sitios»?

Temas relacionados
 
Opinión

La agonía del Mar Menor

Diario Córdoba

El segundo de la lista

Raúl Ávila

Flores de otoño

Carlos Miraz

La sedición continúa

Mercedes Valverde Abril

Unamuno, un intelectual disidente

Antonio González Carrillo

La belleza es verdad

Ángel Aroca Lara

En la basura

David Márquez

Lectores
DÍA INTERNACIONAL

Cáncer de mama

El cáncer de mama, por modos de vida, factores ambientales, genéticos o nutricionales, es el más ...

REIVINDICACIÓN

Pensionistas

Cada día que pasa hay más pensionistas dispuestos a reivindicar su pensión. Y es que los ...

CONFLICTO CATALÁN

Futbolistas contra la justicia

Faltos de portavoces más populares, ya en la cárcel o todavía fuera de ella (como Pujol o ...

POBREZA

En la mesa de los manjares

El evangelista Lucas nos relata la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro. Dos figuras ...

   
1 Comentario
01

Por Tomates 10:03 - 18.09.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Efectivamente, con la masificación del turismo cuando uno va de viaje ya no ve el ambiente propio del lugar (que lo crea la población autóctona de cada ciudad o barrio), lo que ve es una turba de turistas y el paisaje que se va creando en los lugares que éstos frecuentan. Cierto que al fondo sigue estando el monumento x pero no es lo mismo. En Las vegas hay copias de la Venecia de los canales, de la Torre Eiffel, etc pero no es lo mismo que verlo en su sitio, y verlo en su sitio sin follones y con su gente y su ambiente debe ser la repera, pero para eso habría que viajar al pasado, que debe ser el único sitio al que no se organizan excursiones masivas con todo incluido.