+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Posible SPAM

Pueblos en verano

 

Pueblos en verano -

Manuel Fernández Manuel Fernández
20/09/2019

Los pueblos están de moda en la literatura por esa España vacía de Sergio del Molino, que nació en Madrid. Pero también porque el verano, la estación que ha terminado en siglas tan desconocidas como DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos), nos está cerrando septiembre con una gota fría que ha hecho daño a la población. A mí, sin embargo, el tiempo me ha devuelto a los primeros y auténticos sabores, a esos tomates, pimientos o berenjenas de cuando eras chico y creías en la bondad sobre todo (luego vendría el amor por las mujeres). El 8 de septiembre, más o menos, mi cuñao había decidido hacer nuevos surcos para el otoño. Me pareció bien. Pero eso era arrancar las matas de tomate, pimientos y berenjenas que yo había regado durante sus vacaciones de verano. Entonces me dí cuenta de la vida, que se escenifica en el espacio de los pueblos, donde la tierra, todavía, sabe al origen de los sabores, regados con algo de melancolía. Los pueblos no son un recurso estilístico ni un refugio de los partidos políticos para hacer una realidad de sus siglas. Los pueblos son esas casas que «se venden» durante todo el año pero que en las vacaciones de verano ofrecen ese rostro amable en el que solo buscan una realidad que no los aplaste en el invierno. Allí, durante el verano, como en Villaralto, mi pueblo, puedes sentirte propietario de un chalet público cuando la piscina, que cuesta un euro a los jubilatas, se vacía a la hora del almuerzo y te da todo el tiempo del mundo para revivir aquellos años de niño, cuando ibas a la ermita a jugar al fútbol. Los pueblos renacen en verano, cuando las playas suben de precio, y en sus bares la vida vuelve a recobrar significado en las copas del mediodía y en los encuentros nocturnos. Los pueblos, durante todo el año, son casi como fantasmas que consiguen su supervivencia a base de empeño. Pero en verano retornan a lo que fueron, el alma de aquellos muchachos que se fueron un día de sus calles y que con el calor vuelven a sus orígenes, a esos momentos en los que un gran cardiólogo toma una copa con el mejor albañil y un tenor canta en la terraza del Paisa con un miembro de la murga El Chorreón. Los pueblos son el mejor verano –más que la playa—para dormir a menos grados que en Córdoba y la mejor localización para ver el cielo lleno de estrellas, esas de las que los políticos hacen propaganda y las personas normales las utilizan para llegar al amor. Todo el mundo no ha nacido en un pueblo ni en el desierto de Tinduf, de donde vienen los niños saharauis. Yo propondría que en el verano, antes de terminar septiembre, la juventud hiciera prácticas en sus espacios. Quizá por el peligro de que se parezcan demasiado, en cuanto a rechazo, los pueblos y el desierto.

Temas relacionados
 
Opinión

Auschwitz, 75 años de memoria

Antonio Barragán Moriana

Dignificados por la abuela de Barbate

Miguel Santiago Losada

Al diablo con todo

Lola Alonso del Pozo

Manual del buen negro

Antonio Pineda

Perder los trenes

José Nevado

Mártires de la democracia

Joaquín Pérez Azaústre

Salteadores de internet

Jesús Vigorra

El papel seduce

María Olmo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PREMIOS GOYA

Pepa Flores

Creo que somos muchos los españoles, y especialmente los andaluces, que sentimos admiración y ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Pin parental

A propósito del «Pin parental» que está suscitando tanta polémica, desde la Asociación Presencia ...

CARTAS AL DIRECTOR / tecnologías

Sin recuerdos

Hoy en día no les damos importancia a las personas que pierden sus recuerdos, ya que estamos en ...

CARTAS AL DIRECTOR / LEGISLACIÓN Y POLÍTICA

Reforma de la ley electoral

Hay dos aspectos a modificar de la actual ley electoral que de manera recurrente se vienen ...