+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

¿Y ahora qué?

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
20/09/2019

Por si alguien aún no se ha enterado, en noviembre habrá nuevas elecciones. Y aquí me hallo ante esta pregunta cansada de anteriores previsiones en las que acerté solo a medias -alguna- y erré con rotundidad -casi todas-. La reflexión que hoy quiero trasladarles es si estamos en un país, ante una sociedad, la nuestra, en la que los pactos son imposibles.

Ya hemos visto lamentablemente que una práctica tan extendida en otros países como es la mediación, aquí, si no ha fracasado, desde luego no ha cuajado. Como en las comunidades de propietarios nos peleamos por cosas impensables y hasta triunfa en horario de primetime una serie cuyo trasfondo son las peleas de los comuneros y de a quién eligen como presidente; la elección del delegado de clase provoca ampollas en estos primeros días de curso; y hasta para elegir al consejero o delegado de cualquier institución pública o privada, los puñales vuelan por la espalda. ¿Cómo quedar exento el Gobierno de la Nación?

Aquí nos gusta la guerra, porque nos gusta llevar razón, porque nos gusta imponer nuestro criterio, porque no nos gusta escuchar al que consideramos «el contrario», porque no nos gusta hacer concesiones, porque si hacemos esas concesiones creemos que estamos perdiendo fuerza y porque somos un país en donde el consenso y los pactos con quienes son diferentes nos hacen sentir estúpidamente inferiores. Díganme si no cuál es la explicación a una situación política como esta tan verdaderamente surrealista, una vez demostrado que pactar es absolutamente imposible.

La explicación: nuestra incapacidad natural de ver más allá de nuestro ombligo y estar dispuesto a ceder en pretensiones propias para conseguir objetivos comunes.

¿Y ahora qué?... Ni idea. Hay quien sostiene que en nuestro país, ante esa incapacidad, solo cabe ser blanco o negro como garantía de estabilidad.

Volveremos a ir a las urnas y vamos a tener que volver a decir por tercera vez lo que queremos cuando a estas alturas solo sabemos que lo que no queremos es este desgobierno de diputados cobrando sin hacer nada. Si volvemos a votar todos lo mismo, estaremos otra vez igual. Si cambiamos el voto, aunque sea con una pinza en la nariz, tendremos que sopesar dónde lo llevamos porque si todos lo cambiamos podemos encontrarnos en la paradoja de volver a estar igual. Y si se nos ocurre votar más creativamente dividiremos aún más el voto. Peor.

Hubo un tiempo en que había solo lentejas, luego podíamos elegir entre lentejas y el huevo frito con patatas y ahora tenemos demasiados platos donde elegir y, para colmo, casi todos estamos a dieta.

* Abogada

Temas relacionados
 
Opinión

Auschwitz, 75 años de memoria

Antonio Barragán Moriana

Dignificados por la abuela de Barbate

Miguel Santiago Losada

Al diablo con todo

Lola Alonso del Pozo

Manual del buen negro

Antonio Pineda

Perder los trenes

José Nevado

Mártires de la democracia

Joaquín Pérez Azaústre

Salteadores de internet

Jesús Vigorra

El papel seduce

María Olmo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PREMIOS GOYA

Pepa Flores

Creo que somos muchos los españoles, y especialmente los andaluces, que sentimos admiración y ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Pin parental

A propósito del «Pin parental» que está suscitando tanta polémica, desde la Asociación Presencia ...

CARTAS AL DIRECTOR / tecnologías

Sin recuerdos

Hoy en día no les damos importancia a las personas que pierden sus recuerdos, ya que estamos en ...

CARTAS AL DIRECTOR / LEGISLACIÓN Y POLÍTICA

Reforma de la ley electoral

Hay dos aspectos a modificar de la actual ley electoral que de manera recurrente se vienen ...

   
1 Comentario
01

Por vecino 8:44 - 20.09.2019

Pedro Sánchez no podría dormir por las noches si hubiera ministros de PODEMOS porque estarían llamándole todo el rato los dueños de las eléctricas, la CEOE y los banqueros a los que el PSOE debe millones de euros. A cambio, mucha gente humilde y trabajadora dormiría mucho mejor.