+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Emergencia climática: ecofeminismo o barbarie

"La gente joven viene con fuerza a defender la habitabilidad de un planeta que ya le entregaron enfermo"

 

Emergencia climática: ecofeminismo o barbarie -

Luzmarina Dorado Luzmarina Dorado
27/09/2019

El clima se está volviendo impredecible, hay gran número de poblaciones donde el aire que respiramos --Córdoba incluida-- sobrepasa a menudo el nivel recomendable de gases contaminantes que perjudican directamente nuestra salud. A esto hay que añadirle que siga habiendo impunidad --e incluso alicientes-- para quienes queman bosques, contaminan ríos y mares, destruyen ecosistemas mediante la caza o la pesca... O que no apostemos urgentemente por energías limpias y renovables. ¿Qué tiene que ocurrir para que despertemos?

La preocupación por el clima y el estado de habitabilidad del planeta parecía ser una cosa etérea hace un par de décadas, a pesar de que tanto una vanguardia científica como los movimientos ecologistas vienen advirtiéndonos desde hace ya más de cuarenta años: Son nefastas las consecuencias de nuestra devastadora forma de vida bajo un sistema capitalista, depredador con las personas, los animales y el entorno.

Hay quien se ampara en el egoísmo: si yo no veré esas nefastas consecuencias, ¿para qué cambiar? Parece que no hay atisbo siquiera de solidaridad intergeneracional ni para con su propia descendencia en la minoría peligrosa que suponen las élites económicas que, más allá de políticos y titiriteros, son quienes manejan el cotarro aquí. Porque somos conscientes de esta realidad ¿no?

Mientras que los gobiernos a cualquier escala nos defienden las bondades del reciclaje, por otro lado no se abordan soluciones a nivel macro como reducir las emisiones estatales de gases de forma real y drástica. No me malinterpreten: apelo a la conciencia individual de todas para que cada cual ponga su grano de arena en reducir su huella ecológica el máximo, desde abandonar dietas con productos de origen animal hasta llevar el último taponcito de tetrabrick al contenedor de plásticos; pero es que, si atajar problemas desde lo individual es importante, buscar soluciones desde lo colectivo es fundamental.

La gente joven viene con fuerza a defender la habitabilidad de un planeta que ya le entregaron muy enfermo. Los feminismos, en su sabiduría, nos dicen que la revolución será ecofeminista o no será. Y no es solo un lema bonito: nuestra supervivencia como especie depende seriamente de ello. Precisamos de organización en las calles, convertirnos en guardianes de la vida, así, con mayúsculas, porque nos gobiernan auténticos jinetes del apocalipsis. Por eso hoy, 27 de septiembre, tenemos que ir a la huelga. Lo dejan claro los movimientos ecologistas anticapitalistas: hay que cambiar el sistema, no el clima.

* Diputada por Cordoba de Adelante Andalucía en el Parlamento Andaluz

Temas relacionados
 
Opinión

Pedro, Pablo y la encíclica

Manuel Piedrahita

Tofu

Antonio Agredano

El ministro y la secretaria

José Manuel Cuenca Toribio

Casado

Joaquín Pérez Azaústre

Polaridad

Francisco García-Calabrés Cobo

Autoestima ante la depresión

Miguel Santiago Losada

Nadal 20.0

Rafael Jordano Salinas

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Primera vuelta a Córdoba 'non stop'

Vespa Club Califa recorre más de 600 kilómetros por distintos puntos de la provincia

CARTA ILUSTRADA

Regulación de la igualdad salarial, gran paso contra una injusticia histórica

Desde la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, celebramos la noticia en favor ...

CARTAS AL DIRECTOR / COVID-19

La pandemia en España y la navaja de Ockham

Nos lamentamos de ser la nación con los peores resultados en todos los aspectos, ocasionados por ...

CARTAS AL DIRECTOR / INTOLERANCIA

Los nuevos inquisidores de la política

Con la quema en efigie de algunos de nuestros políticos, o personajes de la historia, e incluso se ...