+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cielo abierto

Arrepentíos

 

Aquí no se arrepiente ni el converso, suponiendo que hubiera algún converso. Porque vivimos todos convencidos, porque andamos todos inflamados por una soberbia que también es pandémica. Contemplo la pachorra homicida de soldado con escopeta de feria de Fernando Simón, que tendría que protegernos, y no se arrepiente jamás de su gestión. Tampoco Salvador Illa, al que no le importa haber diseñado ad hoc un estado de alarma para Madrid, cambiado los criterios sobre la marcha -500, 200 o 100 por cada 100.000 habitantes, porque todo es ponerse- para que solo sea Madrid la región confinada. Pero es que tampoco Isabel Díaz Ayuso, en su eterna contienda, antes y después de ese romanticismo de su cumbre de Estado con el presidente, ha sido capaz de transmitir un criterio coherente en su gestión de la segunda ola. Y qué decir de Pedro Sánchez, el piloto de la desolación, o de quienes se afanan para sobrevivir en la destrucción del Estado, el control de los jueces o la proclamación de la tercera República, que es su prioridad. Aquí no ha habido comité de expertos: también era mentira. Aquí se ha dicho que el 8 de marzo se pensaba que manifestarse era seguro y por eso autorizaron todos aquellos actos multitudinarios, cuando hace poco a Simón se le ha escapado que desde enero estaban trabajando 16 horas diarias. Aquí se han falseado los datos totales de los muertos, pero se duda de las cifras de Madrid solo si mejoran. Aquí se ha reconocido que se nos han quedado «unos cuantos miles de muertos por ahí» únicamente para maquillar las cifras totales. Aquí se ha dicho que no eran necesarias las mascarillas, y después se ha reconocido que se afirmó eso porque no había mascarillas. Aquí hay más de 50.000 muertos, 50.000 familias devastadas, pero nos vamos a bucear con Calleja en su programa porque todo el mundo tiene derecho a unas vacaciones y a exhibirlas, aunque la gente siga muriendo. Un poco de empatía. Un poquito más de humanidad. Arrepentíos, joder. 

Opinión

Senicidio

Joaquín Rábago

La muerte de la tristeza

Joaquín Pérez Azaústre

Pedro, Pablo y la encíclica

Manuel Piedrahita

Tofu

Antonio Agredano

El ministro y la secretaria

José Manuel Cuenca Toribio

Casado

Joaquín Pérez Azaústre

Lectores

Querido Miguel...

Javier Piedra Córdoba CARTA ILUSTRADA Nunca me imaginé teniendo que plasmar mis sentimientos en un ...

CARTA ILUSTRADA

Primera vuelta a Córdoba 'non stop'

Vespa Club Califa recorre más de 600 kilómetros por distintos puntos de la provincia

CARTA ILUSTRADA

Regulación de la igualdad salarial, gran paso contra una injusticia histórica

Desde la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, celebramos la noticia en favor ...

CARTAS AL DIRECTOR / COVID-19

La pandemia en España y la navaja de Ockham

Nos lamentamos de ser la nación con los peores resultados en todos los aspectos, ocasionados por ...

 
 
1 Comentario
01

Por Cordvba-Qurtuba 9:37 - 17.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¡Tío!, con y sin manifestaciones del día 8 de marzo aquí y en cualquier otro país no hubiese cambiado los millones de contagiados que seguirán sumando en el mundo. Que fácil es criticar desde tu escritorio. ¿Es también el gobierno español culpable de la que hay "liá" en el mundo?...porque sólo te falta decir eso. Te tenía por un intelectual, pero a la hora de evaluar eres un pensador de tercera, que se te puede comparar al grupo de la oposición...sí, hablar por hablar sin razonamientos encima de la mesa. Sigue criticando desde tu escritorio que es lo más fácil.