+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Solidarios

La arbonaida ondea en Córdoba

 

La arbonaida ondea en Córdoba -

Por fin, y después de varios años reclamando un merecido homenaje para uno de los símbolos de nuestra Andalucía, a partir del 27 de febrero veremos ondear la blanquiverde en la plaza de Andalucía. Al igual que nuestro universal Casco Histórico tiene su mejor acervo en el sur, en la ribera del Guadalquivir, nuestra ciudad tiene su mejor puerta en los barrios que conforman el distrito sur, castigado por la injusticia social pero muy dignificado por sus buenas gentes, que guardan lo mejor de un pueblo, como así se nos ilustró en los actos que tuvieron lugar el pasado año con motivo de haberse conmemorado los 1200 años del motín del arrabal de Saqunda.

La Arbonaida, nombre que recibe nuestra bandera y cuyo significado es blanca y verde en la aljamía (lengua romance andalusí) recibirá su merecido homenaje en un año preñado de historia andalucista. Precisamente, fue el 1 de enero de 1919 cuando se redactó el Manifiesto de Córdoba, denominado el Manifiesto de la Nacionalidad, aprobado en la Asamblea Autonomista de Córdoba, el 25 de marzo de 1919. El Manifiesto reconoce a Andalucía como una realidad nacional y una patria, abogando a que se termine con la «vieja España» (modelo Estado-Nación de la Restauración borbónica de finales del siglo XIX). Los autores del manifiesto, entre los que se encontraban Blas Infante y varios miembros de los Centros Andaluces, asumieron como referencia la constitución de la Asamblea Federalista de Antequera de 1883 y la Asamblea de Ronda de 1918. Para ello piden la convocatoria de Cortes Constituyentes en la que todos los territorios puedan pactar la federación hispánica. El actual Estatuto de Autonomía de Andalucía se remite a este Manifiesto para justificar la expresión realidad nacional que aparece en el preámbulo del mismo. El manifiesto hizo un llamamiento al pueblo andaluz: «Andaluces: Andalucía es una nacionalidad porque una común necesidad invita a todos sus hijos a luchar juntos por su común redención (...) Lo es también porque, lo mismo en España que en el extranjero, se la señala como un territorio y un pueblo diferente».

Al mes siguiente, el 17 de febrero de 1919, se escuchó por primera vez el grito de: ¡Viva Andalucía Libre! Sucedió en una gran manifestación en la que participaron alrededor de 12.000 jornaleros y obreros, y cuyo encabezamiento portaba una pancarta blanca con la única inscripción de ¡Viva Andalucía Libre!, en reivindicación de una reforma agraria. Tal acontecimiento fue recogido por el historiador y notario Juan Díaz del Moral en su obra Historia de las agitaciones andaluzas. Antecedentes para una reforma agraria (1929).

Con el inicio de la primavera de ese mismo año se celebraría el Congreso Andaluz de Córdoba (23 al 25 de marzo). La Asamblea Regionalista de Córdoba se celebró en la sede del Centro Obrero Republicano de la capital. Junto a la aprobación del Manifiesto de Córdoba, la Asamblea afirmó la existencia indiscutible de la personalidad andaluza y el derecho a regirse por sí misma con absoluta libertad, considerándola una nacionalidad. El segundo pilar de las conclusiones de la Asamblea soberanista reconocería que el problema fundamental de Andalucía es el de las tierras, injustamente repartidas durante la conquista castellana. Este repartimiento supuso que los bienes de los andalusíes quedasen en manos de los miembros de la nobleza y de la Jerarquía católica, siendo el origen de los grandes latifundios de las campiñas andaluzas y del consiguiente empobrecimiento de su población, acentuado tras la desamortización del siglo XIX, con la consolidación de los terratenientes.

Hace 100 años (1919) que se nos legó todo este espíritu cargado de valores humanos y de una identidad que nos conduce a sentirnos un pueblo digno y orgulloso de su historia. Cada vez que nos crucemos con la bandera andaluza hagamos memoria y actualicemos todos estos acontecimientos para que nada ni nadie nos conduzca a tiempos pasados, y podamos seguir proclamando el bellísimo lema andaluz, legado por la Asamblea de Córdoba: «Andalucía por sí, para España y la Humanidad».

* Profesor y miembro de la Asamblea de Andalucía

Temas relacionados
 
Opinión

Píldora dorada

María Olmo

Nuevas palabras

Francisco Gordón Suárez

Portabilidad

Carlos Cabrera

Autovía también

JUAN Millán

Piel de cordero

Ricardo Rivera Pereira

Lectores
CARTA ILUSTRADA

De enemigos a amigos

Visto lo visto, entre Pedro y Pablo, después de todos los tejemanejes tras la moción de censura, ...

CARTAS AL DIRECTOR / ELECCIONES GENERALES

Pirómano progresista

Con cara compungida dice ahora que sí habrá gobierno de coalición. Pudo hacerlo hace siete meses ...

CARTAS AL DIRECTOR / PREACUERDO DE GOBIERNO

Llega Xipras. Europa, sálvanos

¿Por qué ha caído Albert Rivera de 57 escaños a 10? Porque estuvo seis meses pudiendo posibilitar ...

CARTAS AL DIRECTOR / EN EL DÍA DE LAS ELECCIONES

El amigo Nicolás

Nuestro amigo Nicolás tiene 93 años. Trabajó en el campo desde muy joven. Después, huyendo de la ...