+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al paso

Aquél juego de niños

 

Aquél juego de niños -

Yo no entiendo mucho de fútbol. Vamos, que sé muy poco de este juego tan popular y desgraciadamente ya tan fundamental para la sociedad actual. Y es que he ido al contrario que le pasaba a la mayoría de la gente porque gracias a Dios nunca me gustaron las pelotas, es decir, a medida que me iba haciendo mayor, me menguaba la afición por el fútbol y me crecía hacia las chavalas, las cuales pasaban del fútbol totalmente porque las nenas siempre han sido más propensas a una dulce individualidad. Ya en plena madurez, el fútbol me aburre tanto cuando salen en la tele los partidos que hasta a veces pienso cómo me pudo gustar tanto el fútbol en mi niñez que me sabía los jugadores que jugaban en casi todos los equipos de una liga, que por entonces para nada era de estrellas sino de hombres que no estaban tan delgados e incluso se les permitía tener barriguilla cervecera. Cuando jugábamos los niños en las calles, todos me decían cuando estaba jugando: tú eres cascarón de huevo. Pero yo no era eso, es que no consideraba tan importante ir detrás de un balón cuando iban también los demás a la vez. Lo que quiero decir más o menos es que en mi niñez, que duró más o menos hasta 1984, el fútbol era sobre todo un juego. Hoy parece mucho más y está metido en las familias hasta el hueso. Y como símbolo de lo que digo, es decir, de que ya más que un juego popular es una religión mezclada que egoísmos increíbles, es que ya no hay muchachillos jugando en las calles; ya sean buenos o malísimos como era el que escribe. El que dijo aquello de que cualquier tiempo pasado parece mejor, lo dijo porque es la pura verdad en muchos supuestos. Porque lo que ha hundido éticamente al fútbol y lo ha convertido en una oportunidad de corromper y delinquir fue aquella maldita sentencia de aquel jugador extranjero que saltó a la justicia ordinaria y esta, que no entendía la idiosincrasia del peloteo, abrió la puerta a los fichajes extranjeros sin límite. Desde entonces, si por algo se caracteriza el fútbol es por la soberbia de esas supuestas estrellas que se lo han creído de tanto decirlo y de los fichajes carísimos mientras el pueblo que aplaude no puede pagar la luz, lógicamente, al compás de la oportunidad de sus responsables en hallar un filón de corrupción para enriquecerse hasta el infinito. Nunca pudimos imaginar en 1985 que nuestros dioses se volvieran diablos. Hemos convertido un espacio de la niñez en un campo de los mayores para que ejerzan maldad y ambición. Por eso creo que la corrupción en el fútbol es éticamente tan horrorosa y decepcionante como la corrupción en política.

* Abogado

Temas relacionados
 
Opinión

Ser alcalde

María Olmo

Solidaridad

Francisco García-Calabrés Cobo

La Navidad de la infancia

Manuel Fernández

Un nuevo republicanismo

José Naranjo Ramírez

Luces

Magdalena Entrenas

Naciones y sentimientos

Francisco Dancausa

Personajes de cuento

José Manuel Ballesteros Pastor

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / IGUALDAD Y POLÍTICA

Los grandes y valientes feministas y 'feministos'

Ya muchas veces los que se dicen demócratas y defensores de la libertad de expresión (pero para ...

CARTAS AL DIRECTOR / CAMBIO CLIMÁTICO

¿Pensar en global, actuar en local?

Lo que puede hacer cada persona y lo que pueden hacer las ciudades para combatir el cambio climático

CARTAS AL DIRECTOR / CUMBRE DEL CLIMA

A Greta no le gustan los burros

Antes de IKEA, y ABBA (este era un grupo musical de los 70, no una tienda de “todo a ...

CARTAS AL DIRECTOR / MESA DEL CONGRESO

Al final se cumplió lo de volver al redil

En la formación de la Mesa del Congreso, por culpa del cainismo, las zancadillas y la soberbia ...