+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

Almuerzo de trabajo

 

Y también desayuno de trabajo, merienda de trabajo, cena de trabajo, paseo de trabajo, baño de trabajo, reunión de trabajo, visita de trabajo, risa de trabajo. Y rueda de prensa. Y en Doñana. Allí me reúno bien. Para que luego digan. Voy a lucirme. Playa, lince, sol. Envidia de Europa. Contacto con la naturaleza. Reserva de la biosfera. Tema para hablar: los patos y el apareamiento del camaleón. Mi diplomacia. Seguro que cuela. Almuerzo de trabajo. Si quiere hablar de los inmigrantes, contestaré que de entrante tomaremos salmorejo. Entenderá que quiero hablar de los que entran del Magreb: sal morejo. ¡Está claro! Si no lo coge es porque solo viene a gorronear. Si me pregunta qué es eso de la saturación de inmigrantes en Andalucía, explicaré que de primer plato, huevos a la flamenca y flamenquines de jamón y queso. Esto también servirá para cuando visitemos los patos y flamencos del parque. Más claro, el agua... mineral de Sierra Nevada. Y al hablar de los flamencos tendré contentos a los belgas, a los andaluces y andaluzas, y, sobre todo, a la Junta de Andalucía. Estos andaluces no hacen más que quejarse. Patatas a lo pobre. Para que me dé más dinero, diré que el vino que se sirve es de los pagos de Montilla-Moriles. Si me solicita un informe sobre los inmigrantes subsaharianos, diré que los dulces están rellenos de chocolate negro. Ya sé que no es correcto llamarlos negros, que lo suyo es decir «de color», pero bueno, en Europa no sabrán distinguir. Si quiere hablar de los puertos a los que llegan las pateras, explicaré que de tercer plato tenemos puntas de espárragos y solomillo. Si me pide informes sobre los barcos salvavidas, diré que el helado se sirve en barquillos de canela y vainilla. Si quiere visitar algún centro de acogida, exaltaré la calidad de los huevos rellenos. Y si por casualidad no se entera, haré como los demás países: diré que todo es a base de dieta mediterránea. Y, por supuesto, si quiere saber el número de ahogados y ahogadas, le ofreceré muchas clases de infusiones: té rojo, té verde, manzanilla... Estoy nervioso, pero ganaré en imagen. No hay más que verme cómo me muevo en todos los ambientes nacionales e internacionales. Y mis asesores, asesoras y hasta la intérprete estarán a la altura de mis circunstancias.

* Escritor

Opinión

De mercadillo

Diario Córdoba

Aceptar que no eres nadie

Alicia Galisteo Alcaide

Tres hispanistas franceses

Carmelo Casaño

Por educación

David Márquez

La sanidad, una vocación

Carmen Bandrés

Tonterías y sinsentidos

Antonio Rodríguez de la Fuente

Sacha

Ana Pastor

España rural

Ricardo Rivera Pereira

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Demonios

Sorprende cómo nuestros políticos, todos, demonizan con suma facilidad a los miembros de ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Peligro de otro '149'

Cuatrecasas es la elite de Barcelona, tan cerca-tan cerca de la Generalidad que hasta se atrevió ...

CARTAS AL DIRECTOR / MEDIO AMBIENTE

El ejemplo de los jóvenes

Una chiquilla sueca de 16 años, con una carita redonda como una manzana que la hace parecer aún ...

CARTA ILUSTRADA

Camino a Santiago

Lo hemos vuelto a hacer. En esta ocasión para completar el Camino Francés, Fue el tramo que va ...