+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

IDEAS

Algo pasa con Gwyneth

"La autoestima de la actriz es indudable, pues considera que a todo el mundo le encanta cómo le huele el chirri"

 

La actriz Gwyneth Paltrow. -

Ramón de España Ramón de España
18/01/2020

Gwyneth Paltrow siempre me ha parecido una mujer adorable y una actriz solvente que se expresa en un dulce castellano aprendido durante una estancia juvenil en Talavera de la Reina, pero desde que se convirtió en una especie de gurú de la salud y la cosmética, me preocupa un tanto su estado mental. Como todos sabemos, sus ideas de bombero en esos campos han dado la vuelta al mundo: cremas que producen sarpullidos, dietas que te llevan al hoyo en cuestión de semanas, enemas absurdos...Su última idea se lleva la palma: una vela que huele como su entrepierna y que responde al sincerísimo nombre de "It smells like my vagina (Esto huele como mi vagina)". La primera edición se ha agotado en un plis plas, aunque cada velita cuesta la friolera de 75 dólares. Yo hubiese preferido una denominación más popular -Gwyneth's Pussy, por ejemplo-, pero la actriz prefiere las afirmaciones inapelables.

La autoestima de Gwyneth es indudable, pues considera que a todo el mundo le encanta cómo le huele el chirri, pero ya puestos -a no ser que la vela se pueda lamer sin que te envenenes-, podría lanzar también una línea de bombones, caramelos y helados, cosa que los pervertidos de todo el mundo agradecerían mucho. De momento, se conforma con que las visitas, nada más acceder a tu casa, te pregunten: ¿A qué huele? Si cuando les contestas que al coño de Gwyneth, te dejan con la palabra en la boca, se largan y no vuelven a dirigirte la palabra jamás, no te extrañes, pues hay gente muy tiquismiquis en este mundo.

Propuestas aterradoras

¿Creará tendencia esta nueva excentricidad de nuestra amiga? ¿Tendremos derecho a velas que huelan al sobaco de Marta Sánchez o a los pinreles de Paquirrín? ¿Y a polos con la forma del pene de Rocco Sifredi o del conde Lecquio? Mucho me temo que Gwyneth ha abierto una caja de Pandora de la que pueden salir propuestas aterradoras. Y no sé si a su marido, el creador de series Brad Falchuk, le hará gracia que todo el mundo disfrute de un aroma que, hasta el momento, le estaba reservado exclusivamente a él. Mucho me temo que Gwyneth va a seguir en ese plan, pues ya ha anunciado su intención de retirarse de la interpretación -no se la pierdan en la serie de Netflix 'The politician', donde da vida a una loca new age (o sea, a sí misma) de manera excelente- para consagrarse a sus ideas de bombero. ¿Qué será lo próximo?

* Periodista

Opinión

La valla

Emma Riverola

A quienes aman el mundo

Francisco García-Calabrés Cobo

Pensar en Jesucristo

Manuel Fernández

Teorías sobre el amor

Carmelo Casaño

Anticipándome

David Márquez

Brechas

Magdalena Entrenas

Campesinos

José Manuel Ballesteros Pastor

Vuela, vencejo

Miguel Donate Salcedo

Fascismo

Antonio Varo Baena

Lectores
VIVIENDA

Los desplazados

Todavía en Córdoba se puede comprar un piso o alquilarlo. Sin grandes exigencias si no tienes una ...

POBREZA

El cuarto mundo de España

El 30 de enero se publicó que el FMI alertaba de que el gasto social en España se dirigía más a ...

POBREZA

La ONU nos quiere pobres

Mandan como relator a nuestro país al señor Philip Aston, australiano, alto, buen porte, con pinta ...

nuevas iniciativas

Felicitación al Ayuntamiento

Aunque con retraso, permitirme que felicite a nuestra Corporación Municipal por la programación ...