+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

Abandonados

 

Es el calor. Y la soledad. Salgo de la casa. Las cuatro de la tarde. Domingo. Y Córdoba. Y agosto. La calina es una maldición sobre la ciudad; la calcina, la humilla, la abandona en la peor de sus tristezas, árida, seca, ahogada en su lava y su silencio; mi boca la mastica, mi lengua clama agua. Pero no hay agua; no hay nada. Esta tristeza de abandono no es esa tristeza de la lluvia, que deja rumores y luego abre cielos; es la tristeza de ser aplastado, porque uno no es nada entre nadie. Un lamento de sed grita en lo más hondo del alma; busca algún frescor en el pecho. La ciudad yace en su vacío. Camino; una calle, otra calle. El viento, desolación; ya arrastra las primeras hojas secas del otoño. Un perro. El pobre animal me mira; sabe que no soy nadie; sigue su deambular, la lengua fuera, el pelo calcinado, el andar roto. Un jamelgo cogido a un coche de caballos. Solo le quedan fuerzas para mirar al suelo. ¿No tendríamos una manera de evitar el sufrimiento? Una paloma hierve en un rincón. Me mira; ni se molesta en volar; no le quedan fuerzas para llegar al parque. Un gato. Ni me mira. ¿Qué pensará de mí, solitario como la soledad? Al final de una avenida veo una playa. Corro hacia sus olas; una mujer me abre sus brazos, pero entonces caigo en el reverbero del asfalto. El perro cruza el fondo de ese espejismo. Oigo el andar del caballo. Un mundo hecho a base de abandono. Veo mujeres, niños, hombres en medio de un mar sin horizonte; esta vez no es un espejismo, es la imagen más real del abandono. Arde un bosque, abandonados sus árboles a más fuego. Todo nuestro planeta lo hemos convertido en abandono. Solo sabemos hablar, pero ni un compromiso con la vida. Nuestras palabras también están abandonadas hasta en su esperanza; ellas nos interpelan, pero es fácil hablar y luego no comprometerse con no tirar una colilla al suelo, con cuidar un amor, un animal, un árbol. Y seguimos hablando, hablando, en una vaciedad sin fin; somos expertos en amar nuestras mentiras, y acabamos por convertirlas en la cómoda inconsciencia de otro más allá a base de más viejas nuevas mentiras sobre la familia, amigos, amantes, evasiones. Aún no queremos enterarnos de que el abandono en que dejamos la vida nos está dejando abandonados en la más solitaria desesperación.

* Escritor

Opinión

Virtudes parentales

Miguel Ranchal

Se puede ser republicano

José Luis Casas Sánchez

Un «poner»

Clara Gregorio Rey

La patronal del machismo

Emma Riverola

Tiempos sinceros

Alberto Díaz-Villaseñor

Troya

Ricardo Rivera Pereira

Patio de colegio

David Márquez

La transición justa

AZAHARA Merino Martos

Turismo, cultura y ciudad creativa

TOMÁS López-Guzmán

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / EL PIN PARENTAL

¿Quién tiene el deber preeminente de educar? ¿Estamos educando en libertad?

Ante las polémicas declaraciones en estos últimos días, de algunos de nuestros representantes de ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Visitas obligadas, como formación

Leo con satisfacción en la contraportada del semanario católico Alfa y Omega nº 1.150, este ...

CARTAS AL DIRECTOR / INDIVIDUOS Y ESTADO

El Registro Civil no es un Registro de la Propiedad

El Registro Civil no es un Registro de Propiedad sobre las personas menores, del mismo modo que ...

CARTAS AL DIRECTOR / EL PIN PARENTAL

Derecho del niño

Algunos están reintentando reconstruir desde la base, el hogar, la feroz y aún reciente dictadura. ...