+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

25 años de AVE, nada que celebrar

 

25 años de AVE, nada que celebrar -

Gerardo Pedrós Gerardo Pedrós
26/04/2017

Se cumplen 25 años desde que se inauguró la línea AVE Madrid-Sevilla, la primera de este tipo en nuestro territorio. Una etapa caracterizada por la construcción sin freno de las infraestructuras requeridas para estos trenes, y como contraparte, el abandono del resto de la red ferroviaria, cierre de líneas, recorte de servicios y empleo. Por tal motivo varias organizaciones sociales, entre ellas Ecologistas en Acción, reclaman una nueva política ferroviaria que priorice a las personas y al medio ambiente.

En los 25 años que han pasado desde que se inauguró la línea AVE Madrid-Sevilla, el Estado español se ha situado como el segundo país del mundo en número de kilómetros de alta velocidad, aventajado solo por China. Un despliegue inaudito (2.500 kilómetros) que solo ha sido posible a costa de miles de millones invertidos cada año y de enormes impactos ambientales para la construcción de las vías.

Esta inversión pública ha servido para disponer de una red de trenes accesibles solo a las personas con mayor poder adquisitivo y para conectar entre sí solo a unas pocas y grandes ciudades. La red ferroviaria del AVE traslada además a muy poca gente si se compara con los otros países de referencia en este tipo de trenes: unos seis pasajeros menos por kilómetro que Francia y 11 veces menos que Japón o Corea del Sur. Una infrautilización que hace dudar de que la enorme deuda pública que engrosa todo este despliegue pueda amortizarse algún día.

Parece por tanto demostrado que los grandes mitos que justificaron la expansión del AVE, tales como «modernidad», «velocidad», «crecimiento económico», «sostenibilidad ambiental» o «generación de empleo», no fueron más que una cortina humo tras la que se ocultaron la corrupción o la deuda pública. Esta expansión generó además el deterioro del resto de la red ferroviaria, a la que se abandonó en términos de inversión y priorización política. Los estudios científicos publicados por Germa Bel y Gerard Llobet han demostrado la falta de rentabilidad social y económica de este tren.

Los privilegios del AVE los sufrieron el resto de trenes mediante recortes en servicios, cierre de líneas (entre ellas los trenes nocturnos) y estaciones, y pérdida de empleo. Una de las consecuencias ha sido la expulsión de una buena parte de las personas usuarias hacia la carretera, vía automóvil o autobús, al no disponer de alternativa ferroviaria atractiva y/o accesible económicamente, lo cual ha aumentado la insostenibilidad ambiental de nuestro sistema de transportes.

Sin embargo, basándose en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y los comentarios del actual Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, parece que se mantiene la misma línea de actuación. Así, en los PGE de 2016 se destinaron todavía 3.500 millones para la construcción de nuevas líneas AVE y apenas 150 millones para nuevas líneas de trenes cercanías.

A pesar de que los trenes de cercanías mueven a lo largo del año 15 veces más personas viajeras que el AVE, todo el presupuesto de Renfe es de solo 600 millones al año, es decir, cinco veces menos que la inversión destinada a las nuevas líneas del AVE.

Estas medidas van en detrimento de los beneficios sociales y de los compromisos ambientales; entre ellos, el del Acuerdo de París y la necesidad urgente de reducir las emisiones causadas por el transporte. Encaminarnos hacia estos objetivos tendría que pasar por tener más y mejores trenes, no por su deterioro premeditado. Un deterioro que a su vez desconecta el mundo rural y desvertebra el territorio del medio de transporte más sostenible que existe en la actualidad.

El mal estado de la red ferroviaria y la amenaza de nuevos recortes está también levantando protestas sociales en todo el Estado español. Diversas plataformas ciudadanas y organizaciones sociales están demandando la mejora de los servicios públicos ferroviarios por sus enormes ventajas ambientales, económicas y sociales. Reclaman la necesidad de un tren de calidad, accesible, asequible y de titularidad pública, cuyo objetivo primordial sea el de dar un buen servicio a personas usuarias y ser una alternativa a la carretera.

Por todo ello, Ecologistas en Acción y una gran cantidad de asociaciones convocaron dos días de acciones reivindicativas para exigir una nueva política ferroviaria, centrada en la reducción de recursos para el AVE y en la recuperación de la red pública de trenes de corta, media, larga distancia y nocturnos.

* Ecologistas en Acción

Opinión

La valla

Emma Riverola

A quienes aman el mundo

Francisco García-Calabrés Cobo

Pensar en Jesucristo

Manuel Fernández

Teorías sobre el amor

Carmelo Casaño

Anticipándome

David Márquez

Brechas

Magdalena Entrenas

Campesinos

José Manuel Ballesteros Pastor

Vuela, vencejo

Miguel Donate Salcedo

Fascismo

Antonio Varo Baena

Lectores
VIVIENDA

Los desplazados

Todavía en Córdoba se puede comprar un piso o alquilarlo. Sin grandes exigencias si no tienes una ...

POBREZA

El cuarto mundo de España

El 30 de enero se publicó que el FMI alertaba de que el gasto social en España se dirigía más a ...

POBREZA

La ONU nos quiere pobres

Mandan como relator a nuestro país al señor Philip Aston, australiano, alto, buen porte, con pinta ...

nuevas iniciativas

Felicitación al Ayuntamiento

Aunque con retraso, permitirme que felicite a nuestra Corporación Municipal por la programación ...

   
1 Comentario
01

Por JOSE 13:13 - 26.04.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El autor siente nostalgia de las diligencias en Films Western. Obvia los estudios medioambientales, concienzudos, y previos. Afirma que el Ave contamina. No es exacto, es eléctrico. ¿Anula puestos de trabajo? Pero no considera los creados al construirse sus infraestructuras, y los que hoy atienden su mantenimiento. Asegura su infrautilización: compara el N.º de viajeros con los de Francia o Japón. Aquí mismo, asevera que, con 2.500 Km de A.V. somos los 2ª después de China. Razonemos: Francia obtiene mayor densidad de usuarios por superarnos en habitantes y disponer de menos red. Igual, Japón. Se queja de su carestía, y de la anulación de trenes de cercanía, pero, ¿Deberíamos viajar, aún, en el “catalán” nocturno, con 9 o 10 horas, de Córdoba a Barcelona? ¿O a Valencia? Y, sobre las cercanías, pregunte al Aytº de Córdoba por qué las tienen paralizadas más de 2 años. Señor: creo que el AVE es progreso, dinamismo, comodidad y generador de riqueza. La única atrocidad que se le permitió, -por la perentoriedad, inaplazable, de su inauguración-, fue arrasar el templo Maximiano, que equiparaba Córdoba con la antigua Roma. Para nuestra vergüenza, aquella joya solo la recordaba una señal vertical, con plaquita explicativa, en el hall de la estación, que ya ni existe. Fue el precio para que Sevilla tuviese su AVE “a tiempo. Y, como efecto colateral, 25 años viendo roedores que pululan entre los nobles, y abandonados, muros de sus exiguas ruinas.