+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sin avales

Los 100 días del presidente Sánchez

El Gobierno parece la ensalada de una nueva cocina: mucha decoración, pero sale cara

 

Los 100 días del presidente Sánchez -

Cumplidos los 100 días del Gobierno del presidente Sánchez, éste ha demostrado con hechos lo que se suponía que podía ser a partir de la forma en la que llegó al poder: un gobierno débil que concitó una mayoría para echar a Rajoy, no para gobernar; un gobierno superficial, sin más orientación que unos trending topics; un gobierno sin más programa que ocupar la Moncloa y ganar visibilidad para preparar unas elecciones.

En política exterior, el estreno del Gobierno fue la acogida del Aquarius y una posición ante la inmigración que chocó con la realidad comunitaria. Europa no tiene un plan para resolver el problema de la inmigración, como se vio en la cumbre de junio, y España sólo tiene una posición de buenismo que es débil en Europa. Además, España no está preparada para acoger a los que llegan, pues se ha vuelto a las devoluciones en caliente, haciendo aquello que tanto se criticó en la oposición. Hay tanta improvisación, que el presidente Sánchez ni ha tenido tiempo de viajar a Marruecos, desde donde parten los inmigrantes, para hablar de esta cuestión. Del otro eje de nuestra política exterior, además de Europa y Marruecos, casi mejor no comentar, pues la gira latinoamericana de agosto ha sido precipitada y sólo ha llevado a dos países importantes, Colombia y Chile, pues Costa Rica y Bolivia entraron de relleno. Más hubiera valido preparar una buena ofensiva de política exterior y no cruzar el charco cuando los países importantes están en plena transición de gobierno o en elecciones.

En política interior, el presidente Sánchez está siguiendo los mismos pasos de Zapatero que nos llevaron a los graves problemas que han fracturado a Cataluña y al conjunto de España. Los pasos de las concesiones. Y la primera, el trato bilateral sin exigir que la Generalitat se integre en la Mesa de la Financiación Autonómica es un error. Como es un error dejar que abran las oficinas de propaganda exterior. Como es un error retirar los recursos. Es un error considerar que los independentistas van a dar pasos atrás. Más que un error, una ingenuidad infantil, pues son totalitarios: la política de apaciguamiento al estilo Chamberlain fue lo que dio pie a Hitler y a Stalin a invadir Polonia.

En política económica, poco o nada se ha hecho, pues andan con la negociación de los presupuestos. Los retoques al IVA han sido más ideológicos que reales, sólo han afectado al IVA cultural, pues el IVA de los bienes de primera necesidad parece que no corría prisa (quizás porque es más importante ir al cine que comprar leche). En cuanto al IRPF no sólo es un parche lo que proponen, es que no se han estudiado las estadísticas tributarias, pues de la misma forma que las grandes empresas no pagan el tipo teórico del Impuesto de Sociedades, en el IRPF hay un agujero que se llama la tributación por módulos, que es por donde se va una parte de la recaudación del impuesto. Lo demás han sido o brindis al sol, como el impuesto a la banca, o contradicciones flagrantes, como el impuesto al diésel. Y del Ministerio de Trabajo, mejor no hablar.

Si a estas muestras sumamos las contradicciones en la defensa del juez Lamela, la falta de coherencia respecto a RTVE, la vuelta a confundir los problemas de nuestra enseñanza con viejas posiciones ideológicas (¿de verdad alguien cree que el problema de nuestra educación es la clase de religión o si un centro es público o concertado?), el lío de las venta de armas a Arabia Saudí, la legalización de un sindicato de prostitución o la cortina de humo de la exhumación de Franco, nos encontramos con un Gobierno que parece una ensalada de nueva cocina: mucha literatura, bastante decoración, una presentación elegante y una mezcla de sabores caótica, exótica y supuestamente saludable, pero que no quita el hambre y, desde luego, sale cara. Muy cara.

* Profesor de Política Económica. Universidad Loyola

Opinión

Antonio Cruz Conde

Manuel Fernández

Educación, más de lo mismo

Manuel Piedrahita

La «bondad nociva»

Antonio Gil

Más psicología

Emma Riverola

Cataluña y el poder político (2)

José Manuel Cuenca Toribio

Stan Lee

Joaquín Pérez Azaústre

Arcángel

Diario Córdoba

Dejan Lovren

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / CAMPAÑA ELECTORAL

Llegan las votaciones, señora Tejerina (PP)

Sra. Tejerina (PP), hay un dicho popular que dice: «El que ríe el último ríe dos veces». Pues ...

CARTA ILUSTRADA

A mi amigo Enrique González

El pasado día 10, la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Fray Albino, de Córdoba, y dentro ...

CARTAS AL DIRECTOR / NOMBRAMIENTOS

Poder judicial

No sé cómo el poder Judicial aguanta la injerencia y los desmanes del poder político. Porque están ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A la UCI y al hospital

Quiero expresar mi agradecimiento al Dr. Robles y su equipo médico , así como al personal ...

   
2 Comentarios
02

Por vecino 10:45 - 12.09.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Comparar a los Independentistas con Hitler y Stalin es totalmente acertado y más viniendo de un catedrático de universidad.

01

Por Pilniak 10:15 - 12.09.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La palabra «buenismo», además de ser un neologismo estridente y ridículo, es un argot neocón que en la derecha conservadora suena a carca y en la extrema derecha a vocabulario del hampa. En cualquier caso, denota en quien lo utiliza lagunas intelectuales, ya que por psicología inversa provoca en el receptor que quien acusa a otros de «buenistas» es que el emisor es ¿muy malo? Los «antibuenistas» son los que etiquetan a los que no piensan como ellos en sus antagonistas. Si Adolf Hitler hubiese sido «buenista» no habrían muerto seis millones de judíos, o si Francisco Franco hubiese sido «buenista», cientos de miles de españoles no habrían muerto. Si el señor Pérez cree que la posición de Pedro Sánchez es denostable por ser «buenista», entonces, ¿debemos suponer que la posición correcta es la de Matteo Salvini, Victor Orban, Marine Le Pen, y toda la caterva xenófoba y fascista que están surgiendo como chinches en el continente? Hay una cosa que antecede a la política, son los VALORES HUMANOS, después viene la gestión de la sociedad que se llama política, pero esta ni antecede ni suplanta a los VALORES HUMANOS, y se llama HUMANISMO, no «buenismo». Ojalá los «antibuenistas» entren en razón pronto y salgan de sus tinieblas intelectuales.