+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE. LA INESTABILIDAD METEOROLÓGICA DIO AL TRASTE CON EL ACTO DEL PRENDIMIENTO

Otra Semana Santa pendiente del cielo

Hasta el Miércoles Santo, los desfiles procesionales de Montilla pudieron desarrollarse sin ningún tipo de incidencia

 

La Representación Dramática de La Pasión volvió a emocionar a los espectadores con el conmovedor pasaje de la crucifixión en el monte Calvario. - JOSÉ ANTONIO AGUILAR

Sobre estas líneas, los pasos de La Borriquita, el Santísimo Cristo del Perdón, el palio de María Santísima de la Estrella y el misterio del Descendimiento. - JOSÉ ANTONIO AGUILAR

JUAN PABLO BELLIDO MONTILLA
25/04/2019

La Semana Santa de Montilla no se circunscribe simplemente a los siete días que separan el Domingo de Ramos del Domingo de Resurrección. Y es que, desde hace 27 años, el inicio oficioso de la Semana de Pasión tiene lugar unos días antes de la mano de la Sentencia a Jesús, uno de los actos más singulares de la Cuaresma cordobesa, que promueve la Centuria Romana Munda. En esta ocasión, el protagonista fue el jurista madrileño José Leandro Martínez-Cardós, letrado mayor del Consejo de Estado y miembro del Tribunal Arbitral de la Contratación Pública de la Asociación Europea de Arbitraje, quien recordó que aunque «los procesos de Jesús han sido objeto de innumerables y exhaustivos trabajos», en muchos de ellos, «especialmente los jurídicos», se ha sostenido una valoración «no siempre adecuada».

Un día más tarde, la Basílica Pontificia de San Juan de Ávila abrió sus puertas para acoger el pregón de la Semana Santa 2019, pronunciado por Rafael Delgado Ruz, miembro de la Hermandad del Señor en la Santa Cena, María Santísima de la Estrella y Nuestra Señora de las Viñas y de la Hermandad de El Santico. El acto, que comenzó con un concierto de música sacra a cargo de la Coral Montillana de Antiguos Alumnos Salesianos, bajo la dirección de José Galisteo, sirvió para poner de relieve algunos de los nombres que han marcado la Semana de Pasión montillana.

El sábado siguiente, y tras un intenso Viernes de Dolores de la mano de la Centuria Romana Munda y la Agrupación Musical La Unión, el pabellón de deportes se transformó en la Vía Dolorosa en la que Jesús vivió sus últimos días. Desde primera hora de la tarde, los aledaños del recinto fueron adquiriendo el ambiente propio de las grandes citas deportivas. Una expectación que, desde 1992, viene despertando la Representación Dramática de La Pasión, un espectáculo inconmensurable que sirve de prólogo de excepción a la Semana Santa de Montilla.

Ya el Domingo de Ramos, los niños fueron los encargados de inaugurar los desfiles procesionales con el paso de La Borriquita. Por la tarde, la ciudad asistió a la salida penitencial de la Hermandad de la Juventud, que celebró en el Paseo de Cervantes el acto de la Presentación de Jesús al Pueblo, durante el cual, los penitentes proclamaron su fe.

Hasta el Miércoles Santo, los desfiles se desarrollaron sin mayores incidencias. Sin embargo, el Miércoles Santo, la Hermandad del Santísimo Cristo del Amor se vio obligada a recortar su itinerario ante las inclemencias meteorológicas, una decisión que también adoptaron las cofradías de la Misericordia y del Nazareno. Unas horas antes, la lluvia había dado al traste con el tradicional acto del Prendimiento y con la posterior estación de penitencia de la Hermandad de Jesús Preso y María Santísima de la Esperanza, toda vez que la Hermandad del Sagrado Descendimiento evitaba transitar por las calles Capitán Alonso de Vargas y San Juan de Ávila debido a unos cables que, a juicio de la cofradía, podían poner en riesgo su impresionante misterio. Por último, los desfiles del Santo Entierro y del Resucitado pusieron el broche de oro a una intensa Semana de Pasión.