+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La falta de lluvias y el calor adelantan la instalación de las paseras en el marco

Las cooperativas barajan una «merma» de la producción con respecto al pasado año de en torno el 20 por ciento

 

Un jornalero extiende los racimos de uva Pedro Ximénez en la pasera de la cooperativa Nuestra Señora de la Aurora. - JOSÉ ANTONIO AGUILAR

Juan Pablo Bellido Juan Pablo Bellido
21/08/2019

Las bodegas y cooperativas de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles han puesto ya en marcha las primeras paseras de esta vendimia coincidiendo con la subida de las temperaturas que se ha registrado en los últimos días y con la falta de precipitaciones que se mantiene desde la pasada primavera.

Un año más, la Bodega San Acacio de Montemayor ha sido la encargada de dar el «pistoletazo de salida» a la elaboración del vino dulce Pedro Ximénez y distribuía los primeros racimos en su pasera –considerada la más grande de Europa– en la jornada del pasado viernes 9 de agosto.

De esta forma, la bodega montemayorense ha vuelto a ser la primera en exponer el fruto al sol dado que los viñedos de sus socios se ubican mayoritariamente en terrenos arenosos, lo que hace que las uvas maduren entre una semana y diez días antes que en el resto de zonas del marco vitivinícola.

Por su parte, la cooperativa La Aurora de Montilla comenzó a instalar su pasera, situada en uno de los márgenes de la antigua travesía de la carretera nacional N-331, junto a las instalaciones del antiguo hospital Virgen de las Viñas, en la jornada del lunes 12 de agosto.

«El verano está siendo cálido, aunque sin llegar a temperaturas muy extremas, y esto ha provocado que la vendimia vaya con dos semanas de antelación con respecto al pasado año», recordó el presidente de La Aurora, Juan Rafael Portero, quien estimó que la falta de precipitaciones durante la pasada primavera generará una merma de cosecha que rondará el 20 por ciento, si bien el aforo definitivo «dependerá de la climatología» que se registrará en los próximos días.

Con todo, las bodegas y cooperativas coinciden en apuntar que, a pesar de la previsible merma en la cosecha, el fruto se caracteriza por su «gran calidad», gracias a la ausencia de enfermedades.

«Sin duda, este año la falta de precipitaciones ha reducido la cantidad de uva, pero se está registrando una muy buena calidad», aseguró el gerente de San Acacio, Juan Antonio Aguilar.

Junto con La Aurora y San Acacio, los principales productores de vino dulce Pedro Ximénez en Montilla-Moriles son Bodegas del Pino de Montalbán, Galán Portero de Montilla, y la Cooperativa La Purísima de Puente Genil. En el caso de los vinos ecológicos, el gran referente sigue siendo Bodegas Robles, con su pasera enclavada en el paraje de Villargallegos, en el término de Santaella.

En los últimos años, Montilla-Moriles ha destinado más de 9 millones de kilos de uva anuales a la elaboración de vino dulce Pedro Ximénez. El aumento de la demanda de este vino ha llevado a las bodegas y cooperativas a incrementar su producción de manera paulatina.