+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El Ayuntamiento diseña un plan estratégico para reducir la contaminación

 

La teniente de alcalde de Medio Ambiente, Raquel Casado. - JOSÉ ANTONIO AGUILAR

I. TÉLLEZ
27/02/2019

Con el objetivo de reducir en un 40 por ciento las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en la próxima década, el Ayuntamiento de Montilla ha aprobado un nuevo Plan de Mitigación de este tipo de emisiones que situará al municipio dentro de los objetivos marcados en el último Pacto de los Alcaldes, rubricado en el 2015. Para ello, el equipo de gobierno plantea mejorar la eficiencia energética en los espacios públicos y apostar por los sistemas de energías sostenibles.

De esta forma, la nueva estrategia municipal duplica los objetivos establecidos en el primer Pacto de los Alcaldes del 2009, cuando la cuota establecida se situó en el 20 por ciento. «El nuevo plan duplica los objetivos que se establecieron en el primer pacto, al mismo tiempo que se debe diseñar un Plan de Adaptación al Cambio Climático», explicó la teniente de alcalde de Servicios Públicos, Obras, Medio Ambiente y Agricultura del Ayuntamiento, Raquel Casado.

Para ello, junto al anterior plan -que ha supuesto la puesta en marcha de iniciativas como la instalación de placas solares en los Servicios Técnicos Municipales o una manta térmica en la piscina cubierta-, la nueva estrategia municipal actuará en la sustitución de las calderas de los colegios Beato Juan de Ávila, San José y Gran Capitán, o la instalación de más sistemas de energía sostenible en distintos edificios municipales.

«Con las medidas del antiguo plan que ya se están implantando, y las actuaciones previstas, se superará esa cuota de un 40 por ciento menos de emisiones de CO2 en 2030», subrayó Casado, a la vez que destacó que, de forma paralela, se trabajará en el desarrollo de otras iniciativas que permitan adaptarse a las consecuencias del cambio climático.

En esta segunda fase de los compromisos adquiridos a través del Pacto de los Alcaldes, que quedará plasmada en un Plan de Adaptación al Cambio Climático, se diseñarán medidas para actuar frente a la sequía, las altas temperaturas o lluvias torrenciales.