+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Multitudinaria procesión de bajada de la Virgen de Araceli desde el Santuario

Antonio Nieto manda la cuadrilla de santeros en un acto que pone cada año el prólogo de cara a la celebración de las Fiestas Aracelitanas

 

La imagen de María Santísima de Araceli llega a la plaza del Coso. - J.A.F.

Los responsables del Colegio de Abogados de Lucena, en la procesión. - J.A.F.

JUAN A. FERNÁNDEZ LUCENA
25/04/2019

C entenares de personas se trasladaron a la Sierra de Aras para acompañar la solemne procesión de bajada de la Virgen de Araceli, patrona de Lucena y del campo andaluz, que en su camino fueron sorprendidos por una fina lluvia en diferentes momentos. Hacia las tres de la tarde salía desde el Santuario el paso procesional, que fue llevado a hombros por una cuadrilla de santeros mandada por Antonio Nieto. Junto a ellos estaban el hermano mayor de la Real Archicofradía, Rafael Ramírez Luna, y numerosos miembros de su junta de gobierno, así como el vicario de la Campiña, David Aguilera. Por fortuna, la lluvia no arreció, y ello animó a centenares de personas a acercarse hasta la Puerta de la Mina para dar la bienvenida a la patrona. En este lugar esperaban a la comitiva procesional las autoridades, encabezadas por el alcalde, Juan Pérez, así como numerosos miembros de la Corporación municipal y las camareras de la Virgen y se incorporaron la bandas de música de Lucena y la del Santísimo Cristo de la Humillación-Servitas. También se produjo el relevo de la Aracelitana Mayor, Elvira Cruces, y sus damas, que son Araceli Díaz, Araceli María Egea, Tania Frías, Araceli Maria Lara, Araceli López y Araceli Montilla. En todo el recorrido urbano se había congregado toda una multitud y minutos después la procesión hacía su entrada en la iglesia parroquial de San Mateo donde este año se celebrarán todos los cultos y donde se interpretó el himno a María Santísima de Araceli, que puso el broche de oro a la jornada.