+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTAS AL DIRECTOR / ATENCIÓN AL CLIENTE

Ojo con los cajeros de los bancos

 

Rocío González González / Madrid
08/08/2019

Los cajeros de algunos bancos se quedan impunemente con nuestro dinero, a veces resulta prácticamente imposible recuperarlo y, en ocasiones, las menos, si eres afortunado, lo consigues después de múltiples gestiones.

Voy a contar lo que me ha ocurrido.

Como tenía hacer un ingreso de 200 euros para pagar el colegio de mi hijo, hace unas fechas me dirigí en Madrid a la sucursal del Banco..., y en la ventanilla correspondiente la empleada me indicó que lo hiciera en el cajero. Dócilmente accedí a ello, el cajero se tragó el dinero y no hubo manera de que devolviera el comprobante de la entrega, porque al parecer se había estropeado. Me acerqué la ventanilla para contar lo ocurrido y me dijeron que si se había estropeado tendría que esperar hasta el final de la mañana para dar tiempo a que vinieran a arreglar el cajero y pudiesen realizar recuento y cierre del día. Motivo por el cual hasta el día siguiente no podría recuperarlo.

Pasaron cuatro días sin dar solución, ya que decían haber llamado al técnico sin este aparecer hará pasados cuatro días como anteriormente he mencionado. Cuando lo arreglaron me dieron por toda respuesta que no figuraba ningún ingreso de 200 euros en sus anotaciones.

Llamé al banco al día siguiente para decir que había denunciado el hecho y que iba a presentarme en el banco con la policía para exigir una copia de la grabación, puesto que todas las entidades bancarias están obligadas a tener vídeo cámaras para grabar todos los movimientos. Inmediatamente la directora del banco me llamó para decirme que habían tenido un error, y que después de revisar las anotaciones, habían encontrado el ingreso de los doscientos euros mencionados.

Si escribo esta carta es porque me parece indignante este comportamiento del banco y por si sirve de algo para evitar que este tipo de «errores», que por lo que parece son bastante frecuentes, se sigan produciendo.