+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

Noches de mi Ribera: gracias y perdón

 

Agrupación musical Noches de mi Ribera / Córdoba
27/01/2018

La Agrupación musical cordobesa Noches de mi Ribera quiere manifestar, a través de esta carta, su agradecimiento a todos nuestros seguidores y simpatizantes por la extraordinaria acogida de nuestro último trabajo discográfico y, a su vez, transmitir su pesar por la falta de aforo de la sala en la que hicimos la presentación del mismo, pues se superó con creces dicha capacidad.

En nuestra mano solo estaba agradecer tan alta asistencia con nuestra música y de ahí la improvisación de un par de canciones en la calle, a la puerta del local del evento, para todas aquellas personas que se quedaron sin poder entrar para asistir al acto de presentación del citado disco.

Estamos buscando fórmulas para compensarles la espera fallida y las molestias ocasionadas porque para nosotros fue una situación tensa, muy desagradable, y que de alguna manera queremos paliar o minimizar con algún gesto por nuestra parte.

De nuevo, muchas gracias y mil perdones.

   
1 Comentario
01

Por ACastroG 11:47 - 27.01.2018

Era previsible que ocurriera lo que ocurrió, ya que Noches de mi Rivera tiene predicamento entre los aficionados a su estilo de música y el aforo no era el adecuado para la presentación de su disco. Pero había que acomodarse al local de la entidad mecenas y era lo que había. Por lo tanto -y máxime con el detalle de salir a la calle y dedicarnos dos canciones- quedan exonerados de culpa alguna. Lo que no se puede permitir es que hicieran esperar en la calle a tantas personas -la inmensa mayoría de una edad provecta- hasta 15 minutos después de la hora anunciada para el comienzo. Deberían haber permitido la entrada, al menos, 15 minutos antes, y cuando el recinto estuviera completo, comunicar al resto de la gran cola que ya no había más cabida, y así el personal se hubiera dispersado. Pero parecía que interesaba mantener esa larguísima cola quizá para llamar más la atención sobre el acto. Ese fue el fallo del acto musical y de ello no tuvo culpa Noches de mi Rivera, sino la entidad organizadora.