+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

Calles franquistas

 

Plaza de Matías Prats, a la que se alude en esta carta. - FRANCISCO GONZÁLEZ

Antonio Muñoz Centella / Córdoba
02/03/2018

Harto de leer y escuchar a tanta «autoridad» a vueltas con el pretendido cambio de nombres de nuestras calles, unos, integrantes de la Comisión al efecto designada, otros, exalcaldes disculpándose por haber cometido el «error» de nombrar una plaza con un nombre faccioso, por desconocimiento se dice, a pesar de poseer el título de maestro, es por ello que estimo que ha llegado el momento de comprobar lo rigurosa que ha sido la citada Comisión a la hora de elegir las calles a suprimir, según la Ley de Memoria Histórica.

Muestro mi conformidad con el cambio de la que siempre fue mi calle, Fernando Fernández Martínez, primer jefe de Falange en Córdoba, nombre muy largo para tan corta calle, por cualquier otro. Desde ahora propongo se nombre con el nombre de un personaje vecino de este mi Cañero viejo, «Juanillón».

Pero sigamos. Se ha pretendido suprimir el nombre de las calles que fueron de la época franquista o que al menos oliese, emitiese tufo a toda una época. Creo que si se hubiese sido rigurosos de verdad, nos quedaríamos sin la mitad del callejero y expongo, según ese corte, que si quitamos a García Prieto y Quesada Chacón, detrás irían todos los periodistas que tienen plazas o calles de la misma época, Matías Prats, Periodista Leafar, Periodista Enrique Ortiz González Zitro, Patio Periodista Grondona, José Luis de Córdoba, Paco Ortega Paco Peñas. Pero es que si nos vamos al gremio de toreros, con calles como Guerrita, machaquito, Manolete, Manuel Benítez El Cordobés, solo se salva Lagartijo. Luego existen «olvidos», más por desconocimiento de una serie de calles como son, a título de ejemplo, Federico Mayo (primer director del Instituto Nacional de la Vivienda con Franco), Don Carlos Romero (según el historiador Francisco Moreno, cómplice con Don Bruno de asesinatos de rojos, masones, etc.), Profesor Lucena Conde (director general de Universidades con Franco), y qué decir de Alcalde Guzmán Reina.

Con este desarrollo del nomenclátor callejero no pretendo que se supriman los nombres antedichos, sino demostrar lo poco seria y rigurosa que ha sido la Comisión designada y, que salvo dos o tres casos, dejen en paz de una vez el callejero y preocuparse los políticos del futuro de esta Córdoba y no mirar tanto atrás que creo para nada ni nadie es bueno.

<b>Antonio Muñoz Centella</b>

Córdoba

   
1 Comentario
01

Por Francisco Acosta 18:58 - 02.03.2018

Estimado Sr. Muñoz, como miembro de la Comisión le informo de que el olor o el tufillo no fueron nunca considerados como criterio de trabajo. Lo que si fue establecido por unanimidad como criterio –entre otros- es limitar nuestro trabajo sobre el callejero al periodo comprendido entre 1936-39 y la etapa del primer franquismo. Está recogido en el dictamen, pero usted, como otros, no ha considerado pertinente leerlo antes de opinar sobre él ¿De verdad cree usted que ninguno de los que estaba en la Comisión sabía que Guzmán Reina fue alcalde durante el franquismo, y que por eso está fuera de la relación? Conocida esta salvedad temporal, de la relación que usted hace, solo Mayo y Romero encajarían en el periodo establecido. Quedo a su disposición para explicarle porque no están en la relación final. En cualquier caso le adelanto que tiene que ver con datos y pruebas documentales que en esos casos no entendíamos categóricamente sólidas. En todo caso no seré yo quien no le reconozca que me puedo equivocar y que pudiera faltar alguna calle en la relación de las propuestas.