+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La amenaza terrorista

Un pistolero mata a tres personas en un tranvía de Utrecht

Otros 5 pasajeros resultaron heridos en el ataque, que pudo haber sido planeado. El individuo abrió fuego en el interior del convoy y fue detenido tras darse a la fuga

 

Carles Planas Bou
19/03/2019

Terror en Utrecht. Ayer la tranquila ciudad holandesa se despertó en un ambiente de caos después de que al menos un hombre abriera fuego en una estación de tranvía matando a tres personas e hiriendo a otras cinco. El presunto autor del atentado fue detenido pocas horas después de darse a la fuga. Se trata de Gökmen Tanis, un holandés de 37 años y nacido en Turquía.

Los hechos tuvieron lugar a las 10.45 horas, cuando un hombre disparó contra los pasajeros del tranvía en la plaza 24 de Octubre, al oeste de la ciudad. Tras perpetrar el ataque, el atacante se dio a la fuga y no fue capturado hasta media tarde. Aunque hay informaciones contradictorias, la policía habló de varios «atacantes», uno de los cuales habría huido a bordo de un Renault Clio, robado, de color rojo. El alcalde de Utrecht, Jan van Zanen, aseguró que se estaba siguiendo la pista de dos sospechosos.

Por ahora solo hay un detenido, Gökmen Tanis. La policía difundió en las redes sociales una imagen suya tomada por las cámaras de seguridad del tranvía donde se produjo el tiroteo para facilitar la colaboración ciudadana y facilitar la búsqueda y detención del sospechoso. La agencia turca Anadolu aseguró que el ataque se debió a «razones familiares», aunque las autoridades holandesas no han descartado ningún móvil del ataque.

Un testigo explicó a la radio local RTV haber escuchado varios disparos. Según Jimmy de Koster, vecino del barrio, había una mujer de entre 20 y 35 años tendida en el suelo gritando: «¡No he hecho nada!». Otro testigo que viajaba en el tranvía reforzó la idea de un ataque planeado. «Tenía la impresión de que estaba disparando a una persona en particular porque vi a una mujer salir arrastrándose», dijo al diario Algemeen Dagblad.

Durante el mediodía la policía holandesa registró varios pisos ubicados en la zona de Kanaleneiland, cercanos al lugar de los hechos, tras sospechar que el atacante se había atrincherado ahí.

La Policía acordonó la zona del crimen, desplazó la unidad antiterrorista y abrió una investigación para esclarecer los hechos. A pesar de la detención, las autoridades siguen sin descartar la hipótesis de que se trate de un ataque planeado con motivación política aunque, como apuntó el portavoz de la policía Bernhard Jens, no están «cien por cien seguros». El coordinador nacional de Seguridad y Contraterrorismo (NCTV), Pieter-Jaap Aalbersberg, admitió que el ataque tiene «todas las características de un acto terrorista». Antes, había anunciado que se habían producido disparos en más zonas de la ciudad, algo que posteriormente se descartó por completo.

ALERTA TERRORISTA / Por ello, Utrecht elevó el estado de alerta terrorista durante unas horas al nivel cinco, el máximo, mientras que en el resto del país se mantenía al nivel cuatro. «Un ataque de terrorismo es un ataque contra nuestra civilización, contra nuestra sociedad tolerante y abierta», dijo el primer ministro, Mark Rutte. Mientras era buscado el autor de los disparos, las autoridades ordenaron cerrar las entradas de los colegios de la ciudad y se reforzó la vigilancia en las estaciones de tren así como en las mezquitas de Utrecht y otras grandes ciudades como Rotterdam. También se incrementó la presencia militar en el aeropuerto Schiphol de Amsterdam.

Rutte canceló sus actos previstos y convocó el Gabinete de crisis. Los partidos también suspendieron la campaña electoral para las elecciones provinciales de mañana.