+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TENSIÓN ENTRE DOS GIGANTES ASIÁTICOS

Pakistán propone hablar de paz con la India mientras lanza un misil en pruebas

El 'Shaheen II' tiene capacidad para alcanzar una distancia de más de 2.400 kilómetros, según Islamabad

 

Lanzamiento del misil balístico paquistaní Shaheen II. - REUTERS

EL PERIÓDICO
23/05/2019

Pakistán ha manifestado su voluntad de entablar conversaciones de paz con la India, según ha manifestado el primer ministro, Narendra Modi, ante la tensión suscitada entre dos enemigos históricos. Un mensaje de distensión y que invitaría al optimismo si no fuera porque se produce justo el día en el que Islamabad ha anunciado que había realizado el lanzamiento de un misil balístico Shaheen II, capaz de alcanzar una distancia de más de 2.400 kilómetros.

"Shaheen II es un misil técnicamente superior y que satisface plenamente las necesidades estratégicas de Pakistán como elemento disuasorio para mantener la estabilidad en la región", ha manifestado el Ejército de Pakistán en un comunicado sin mecionar directamente a su vecino.

Este miércoles, el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mehmud Qureshi, mantuvo una breve charla con su homólogo indio en el marco de una reunión de los estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái. "Queremos vivir como buenos vecinos y resolver nuestros problemas pendientes a través del diálogo", dijo Qureshi tras la reunión.

Presión internacional

El comentario se produce en un contexto de meses de tensión creciente entre dos rivales históricos, que estuvieron cerca de una confrontación bélica en febrero por la disputada región de Cachemira, que ambas partes reclamado desde su independencia de Gran Bretaña, en 1947.

Después de un ataque suicida en Kashmir que mató a 40 miembros de una fuerza policial paramilitar india en febrero, aviones indios lanzaron un ataque dentro de Pakistán, golpeando lo que Nueva Delhi dijo que era un campo de entrenamiento de Jaish-e Mohammed, el grupo radical que reclamó el ataque a Cachemira.

En respuesta, Pakistán llevó a cabo un ataque de represalia y los aviones de los dos países mantuvieron una batallaen los cielos de Cachemira, durante la cual un piloto indio fue derribado y capturado. En medio de la presión internacional para poner fin al conflicto, Pakistán devolvió el piloto y no hubo más acciones de represalia, pero las tensiones se mantienen, mientras son frecuentes los intercambios de disparos de artillería desde ambos bandos en Cachemira.