+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La OEA expresó su "sorpresa y preocupación" por el giro del recuento de los votos y la UE pidió "máxima transparencia"

La oposición rechaza por fraudulenta la eventual reelección de Morales

Los primeros enfrentamientos entre simpatizantes y detractores del presidente auguran días de tensión en el país andino. La OEA expresó su "sorpresa y preocupación" por el giro del recuento de los votos y la UE pidió "máxima transparencia"

 

Adeptos a Carlos Mesa fueron registrados este lunes al enfrentarse con la policía en La Paz. - EFE

ABEL GILBERT
22/10/2019

Bolivia se situaba este martes en el umbral de un enfrentamiento político irreversible. El Tribunal Electoral ha informado que, al escrutarse el 95% de los votos, el presidente Evo Morales obtendría su reelección por 14 centésimos de diferencia. Su inmediato competidor, Carlos Mesa, rechazó el veredicto provisorio y habló de fraude. Los observadores de la contienda de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresaron su "profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares". En las nueve regiones del país tuvieron lugar incidentes, con quema de locales electorales.

Según la Carta Magna, las presidenciales se ganan con 50% más un sufragio o cuando existe una distancia de diez puntos entre los dos primeros competidores. Las actas electorales dan cuenta hasta el momento que Morales, del Movimiento al Socialismo (MAS), alcanzó el 46,86% de las adhesiones frente a un 36,72% de Mesa (Comunidad Ciudadana), quien rechazó de inmediato esos números. "El Gobierno, con su decisión de burlar de nuevo la voluntad del pueblo, es el único responsable de la violencia que amenaza a Bolivia", aseguró el historiador. Rubén Costas, el  gobernador de Santa Cruz, la región más rica y hostil al Palacio Quemado, la sede del Ejecutivo, exigió "el respeto del voto ciudadano" que, al 90% de las mesas escrutadas daba cuenta de que Morales y Mesa debían competir en una segunda vuelta el 15 de diciembre. 

 La Central Obrera Boliviana (COB) y la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), que integra a los movimientos sociales, se ha declarado en "estado de emergencia y movilización nacional" para defender lo que consideran la victoria inapelable del MAS.   "Denunciamos los intereses oligárquicos y privatizadores que se esconden detrás de estas acciones violentas".

La UE expresó su preocupación por la "inesperada" interrupción del conteo de votos porque esto generó "serias dudas" que deben ser aclaradas de manera inmediata y demandó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) aseguré la "máxima transparencia" en recuento que falta.