+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Derechos humanos en Argentina

Una multitud recordó a las víctimas de la última dictadura militar

El 43 aniversario del golpe de Estado se convirtió en una denuncia de los llamados a olvidar el horror. Miles y miles de personas salieron a las calles a reivindicar la memoria de los desaparecidos y criticar al Gobierno de Macri

 

Marchas y protestas en Argentina en aniversario de la dictadura militar. - REUTERS

ABEL GILBERT
25/03/2019

"No permitiremos ni un retroceso en memoria, verdad y justicia", dijo Estela de Carlotto, presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, frente a la multitud que rodeo la sede presidencial. La advertencia sintetizó las aspiraciones de las miles y miles de personas que ganaron las calles para recordar a las víctimas de la última dictadura militar (1976-83). Cada 24 de marzo, el día del golpe que partió en dos al siglo XX argentino, un sector activo de la sociedad vuelve a peregrinar hasta la Plaza de Mayo con las mismas consignas que repitió De Carlotto.

Desde 2008, cuando fueron anuladas las leyes de impunidad y se reabrieron los juicios por delitos de lesa humanidad, Argentina ha condenado a más de 900 responsables de hechos atroces. Este giro histórico permitió que fueran a la cárcel el dictador Jorge Videla y numerosos símbolos de la represión ilegal. Sin embargo, la llegada a fines de 2015 de un Gobierno de derechas frenó el impulso de los siete años precedentes y a la vez cuestionó los balances históricos sobre el resultado de la mayor tragedia argentina.

"A 43 años del golpe genocida, en esta Plaza de Mayo reafirmamos nuestra reivindicación por los 30.000 detenidos desaparecidos y seguimos luchando por la patria con la que soñaron", dijo  Taty Almeyda, la octogenaria referente de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. 

La presidenta de Abuelas denunció por su parte los peligros que se ciernen sobre los juicios pendientes a los represores debido a los obstáculos que pone en el camino el Tribunal Supremo. Pero también hizo referencia a la falta de colaboración de las autoridades en la búsqueda de los hijos de desaparecidos. "En el 2018 logramos resolver un sólo caso, las preocupaciones cotidianas pero también los discursos que impulsan el olvido no generan un clima propicio para quienes tienen pendiente indagar sobre su identidad".

LA BÚSQUEDA DE LOS NIETOS

Un año después del derrocamiento de Isabel Perón, las madres y abuelas comenzaron a organizarse y encabezar la resistencia al régimen castrense. La gran mayoría de ellas oscila entre la octava y novena década de vida. Por eso De Carlotto enfatizó durante su discurso: "la búsqueda hoy más que nunca es urgente. No queremos despedir a mas abuelas sin que haya podido llegar a abrazar a sus nietos. Es deber de todos los ciudadanos y del país saber qué pasó con ellos y ellas. Por eso como todos los años les pedimos que rompamos el silencio y que nos animemos a comprometernos con nuestra historia. Es en la mirada solidaria y humana la que nos podrá reconstruir los lazos con aquel pasado".

El ejercicio de memoria de lo ocurrido se convirtió en una crítica al presente. "Nos manifestamos contra el avasallamiento que el Gobierno de Mauricio Macri genera todos los días: despidos masivos, la miseria planificada, persecución de los pueblos originarios y militantes; la grave injerencia del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial; la violencia institucional, la represión a la protesta social, la censura a la prensa, el negacionismo", señala el documento suscrito por todos los organismos humanitarios. 

El llamado Día de la Memoria suele encontrar en las calles a miles de personas unidas por un mismo reclamo. Pero la concurrencia de este domingo superó todas las expectativas. Durante el acto en Plaza de Mayo se le rindió homenaje al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que ha jugado un papel clave en la identificación de desaparecidos desde que fue fundado en 1984. El EAAF ha recuperado  más de 1.400 cuerpos y lleva identificados a 795 desaparecidos. Por primera vez se encuentra con dificultades de financiamiento estatal. 

Claudio Avruj, el secretario de Derechos Humanos de Macri, criticó con dureza el documento de los organismos y los acusó de mantener posturas radicales y haber sido coptados por Néstor y Cristina Kirchner.