+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Casos de corrupción

La justicia de Brasil rebaja más de tres años la condena de Lula da Silva

El expresidente podría abandonar la cárcel este año. El Tribunal Superior de Justicia tomó esta decisión por unanimidad de sus miembros y su sentencia es ahora de ocho años y diez meses de prisión

 

Luiz Inacio 'Lula' da Silva -

ABEL GILBERT
24/04/2019

Luiz Inacio Lula da Silva podría recuperar su libertad en el transcurso de este año. La noticia tuvo un previsible efecto revulsivo en Brasil. Unos se abrazaron a esa esperanza. Otros maldijeron al Superior Tribunal de Justicia (STJ) por haber aceptado en parte la apelación que presentaron los abogados del ex presidente y reducido en cuatro años y tres meses la condena que lo llevó a una prisión de Curitiba en abril de 2018. La detención del líder del Partido de Los Trabajadores (PT) fue determinante en los comicios de octubre que llevaron al poder al ultraderechista Jair Bolsonaro. Lula era el favorito en esa contienda.

Tres de los cinco integrantes del STJ coincidieron en que la sentencia que pesa sobre las espaldas del ex jefe de Estado (2003-10) debe reducirse de 12 a ocho años y diez meses. Bajo esas circunstancias estaría en condiciones de abandonar la cárcel en setiembre.

"Respetamos el posicionamiento expresado por el STJ, pero expresamos la inconformidad de la defensa en relación al resultado, la absolución es el único resultado posible", dijo Cristiano Zanin, el abogado de Lula. El letrado dijo que aguardará la publicación de la sentencia para definir los próximos pasos. Gleisi Hoffmann, la actual presidenta del PT, reiteró que Lula es inocente y merece abandonar la prisión. En ese sentido consideró que la reducción de la pena muestra que todavía persiste la persecución y el arbitrio.

Es sin embargo la primera vez que Lula tiene al menos un módico triunfo judicial desde que fue condenado en 2017 por el actual ministro de Justicia de Bolsonaro y entonces juez, Sergio Moro, el principal impulsor de la causa conocida como Lava Jato. Moro le aplicó entonces una pena de nueve años que una segunda instancia judicial elevó a 12 y, de esa manera, sacó a Lula de la carrera electoral. Algunos analistas políticos consideraron que el dictamen del STJ representa de alguna manera un revés para Moro. Así lo entendió el mismo abogado. Por primera vez, un tribunal reconoció que la pena aplicada tanto por el ex juez como por el TRF-4 son abusivas, es poco, pero es el principio.

Zanin insistió no obstante en que la defensa del ex sindicalista tiene como objetivo conseguir la nulidad de una condena que nunca aceptaron por basarse en delaciones de arrepentidos y carecer de pruebas incriminatorias. Lula fue acusado de beneficiarse con una propiedad en el balneario de Guarujá que nunca habitó ni tuvo el título de propiedad. No aceptamos un proceso viciado y sin pruebas. La libertad de Lula se confunde con la propia democracia, subrayó la presidenta del PT.

Esperamos que las instancias que aún deben manifestarse sobre el caso, como el Tribunal Supremo y el Comité de Derechos Humanos de la ONU puedan ayudarnos a restablecer la plenitud del Estado de Derecho, dijo Zanin.